#cosasquevanjuntas dicotomías

Además de la utilidad del método descriptivo pa abordar la explicación e incluso sistematización de hechos extraordinariamente complejos como el lenguaje humano, nuestra facultad más distintiva en la naturaleza, el sabio Ferdinand de Saussure, profesor y filólogo a la antigua usanza, pues fue el revolucionario que descubrió o inauguró la Lingüística como ciencia, aunque creo que murió sin ser consciente de la importancia que alcanzarían sus explicaciones, que se movió por las principales universidades y Academia de Europe, Leipzig, Paris, su natal Ginebra, donde impartió sus cursos magistrales que sus alumnos reunieron en el célebre Curso de lingüística general publicao después de su muerte, obra fundacional del Estructuralismo, movimiento filosófico que trata de ver sistemas en tos los hechos naturales, sociales y culturales, creo yo que merece ser recordao por sus dicotomías, que han llegao a ser casi la piedra angular del propio método descriptivo y de muchos estructuralistas, al fin y al cabo el sistema de pensamiento aún vigente. A grandes rasgos, las dicotomías son juegos de contrarios, pero a veces también grados de la misma cosa e incluso entes diferentes en lo más profundo, pero que de hecho casi siempre se presentan juntos, como lenguaje y pensamiento, palabras e ideas, significante y significao, signo y símbolo, relaciones paradigmáticas y sintagmáticas en incluso la más curiosa, que es la que confunde o enreda revolución con república. La cosa tiene miga y en esos casos lo mejor es el diccionario, obra cumbre de la Enciclopedia del siglo XVIII que es lo que Saussure, entre otros, contribuyó a superar o emancipar, donde reza sobre dicotomía: división en 2 partes; práctica condenada por la recta deontología que consiste en el pago de comisión por el médico consultante, operador o especialista, al médico de cabecera que le ha recomendao 1 cliente (esta afección, que desconocía antes de abordar el tema, es como el regalo añadido, pues está de gran actualidad, aunque no es de lo que quiero hablar bueno es saberlo); en Botánica la bifurcación de 1 tallo o rama y en Filosofía, el método de clasificación en que las divisiones y subdivisiones solo tienen 2 partes. Es en esta última afección o significao donde yo veo el problema, me refiero a las 2 partes y solo a esas 2. El otro problema de las dicotomías creo que es que a fuerza de buscar las diferencias entre esas 2 partes de la comparación se tiende a pensar que son contrarias cuando con frecuencia las diferencias entre ambas, como ocurre entre Filosofía, amor a la sabiduría, y Filología, amor a las palabras, la ya comentada entre lenguaje y pensamiento y otras muchas que se tiende no solo a verlas enfrentadas sino a elegir entre 1 ú otra como si fueran opuestos, donde creo que el propio método supera a la cosa que sea. Es algo parecido al abuso de la estadística con el que Jorge Luis Borges calificó o descalificó la democracia, pero en el caso de las dicotomías, tan útiles como instrumental intelectual pa explicar las cosas, llevao a más es incompleto incluso como explicación pues a 1 parte siempre le faltará la otra que unas veces la complementa y otra las completa. Además de esa cosa tan ridícula e inadecuada como es en algunas sitios el bipartidismo entre las autodenominadas derechas e izquierdas en política, excluyendo lo demás y, con frecuencia, haciendo de sus capas auténticos sayos (es ridículo que los sectarios ultramontanos de las sectas más podridas se llamen a sí mismos liberales y se lo crean, pero peor que se haga pasar por Marxista a Eduardo Inda, el célebre Pantuflo que se vino a más en la prensa deportiva despidiendo a entrenadores de los equipos principales porque eran extranjeros o por lo que fuera, y mucho peor llamar izquierdista a Camelo Encinas, ser hueco y fatuo que no llamaré periodista y que ni siquiera ha sido capaz descubrir todavía el reaccionario carca que lleva dentro como Lucía Etxebarría corrigiendo su último libro, que al menos es honesta al reconocerlo) creo yo que le falta 1 hervor ante las novedades radicales que siguen apareciendo y que difícilmente se pliegan a estes juegos de palabras de los estómago agradecidos de lo que sea eso. En 1 encuentro #15m #indignados y estando yo delante, alguien le explicó a otro que no entendía lo que yo hacía o intentaba en #SocialMedia que apenas intentaba relacionar cosas y grupos sin prejuzgar el resultao, en caso que tenga que haber algo parecido. De hecho las base datos de la informática que hacen posible Internet se llaman justamente relacionales, pues a su manera los diccionarios y Enciclopedia del siglo XVIII ya eran base datos, aunque como en el caso de las dicotomías, las clasificaciones alfanuméricas también son incompletan en ese sentido, apenas clasificaciones muy útilez, pero sin otra ligazon o relación que el orden que evita que se repitan los mismos registros o entradas, pero no los jerarquiza de otra manera ni sitúa en 1 ente mayor como el propio Estructuralismo. Puede que el mismo bipartidismo o partidismo (yo creo que son 1, aunque se presenten como hermanos gemelos que no se llevan bien), pues los otros y lo otro no existimos, pero también el sexismo en la parte que tiene de guerra entre los que se consideran contrarios, y otras muchas cosas importantes, sean a su vez víctimas de las dicotomías o juego de contrarios, el célebre:
- ¿De qué están hablando? ¡Me opongo! de Unamuno y que a la larga, más allá de las charlas de café, tertulias y explicaciones académicas, se convierten en lastres, no solo por excluir el resto, sino además por enfrentar como opuestos cosas o entes que lo suyo sería relacionarlos, como ligarlos, que creo que es el punto fuerte de la informática, no tanto pa tratar de unirlos como pa intentar sacar lo mejor de ca cosa y que, en gran parte, es lo que puede ayudar a completar los elementos, me refiero a coger la parte buena de los 2 opuestos y tratar de conseguir algo mejor de ca 1, a lo que es ajeno el propio Saussure. Otra de las carencias de su método es que murió 1 par de años antes de que se inventara la radio, que es el 1º medio de comunicación que realmente se puede decir de masas. Y también es lo mismo que explica que José Ortega y Gasset sea en gran parte incomprendido, pues su pieza angular, la titulada La rebelión de las masas de 1929 es inmediatamente anterior al juego de contrarios o dicotomías conocido como partidismo que empezó en la década siguiente, pero de lo que se considera inspirador a Ortega casi como Saussure del Estructuralismo mientras que en ambos casos puedo decir lo que dijo el compañero #indignados de mis burdos y fracasaos intentos de relacionar elementos: se trataría no solo de conocer ambas partes, sino incluso tratar de superarlas en lo que tenga de excluyente, tanto juntas como por separao, pero de la manera más eficaz y provechosa pa ambas y no tanto tener que elegir 1 ú otra.
eXp. @ACADEMIA15M
Previsualizar Visitar

bar free @OccupyInferno
Previsualizar Visitar
Arthur C. Clarke, El mundo es 1, 1996.
Javier Cuchí, Ellos en El Incordio.
The Typewriter Tape, Janis Joplin & Jorma Kaukonen, 1964.
Marvin Harris, Toras, cerdos, guerras & brujas: enigmas de la cultura, Alianza ed. en varias ediciones desde 1980, título original: Cows, pigs, wars & witches: Riddles of culture, 1.974.
Juan Antonio Llorente, Historia crítica de la #inquisition española, siglo XVIII.
La rebelión de las masas Ortega 1929.
Gisèle Freund, La fotografía como documento social (Photographie et Societé, 1974), Gustavo Gili ed., 1986.
Jonathan Ott, Jeremy Bigwood, R. Gordon Wasson, Dolores Belmonte, Albert Hofmann, Andrew Weil, R. Evans Schulte, Teonanácalt, Hongos alucinógenos de Europa y América del Norte, ed. El Compás de Oro, Swan, 1985.