economía de la atención con pruebas

Escrito a las @ 9:06 PM el dia 27 Diciembre 2018 por docespi

Agrocybe aegerita, seta de chopo callejones sin salida Ocejón (2.056 m.) el Risitas paga la trompetilla a la Vieja el visillo #setas Melanoleuca callejón sin salida Coprinus comatus, hongo tintero, barbuda mientras está pasando Naked shots selling a Gas natural fenosa

El éxito incontestable de #cachitosNochevieja en la noche publicitaria más competida del año, esa en la que se paga el segundo de emisión el equivalente al volumen de negocio anual de todas las páginas web punteras juntas, me recuerda que la televisión llamada inteligente era el postre de la implantación del TDT y los también llamados teléfonos inteligentes. Pasó que la crisis también se les echó encima a los encargados de hacer la necesaria reconversión, y su nicho de negocio lo ocuparon las empresas tecnológicas punteras a su manera, mientras que los canales adicionales del duopolio se dedicaron y dedican a la emisión de películas y series obsoletas, fracasasadas en su momento y compradas en lotes, igual que los canales públicos y semipúblicos que sobreviven. Cuando la justicia cerró algunos de estos y se anunció 1 gran campaña de protestas, nadie movió 1 dedo, pues en realidad los gastos en personal, igual que la creación de puestos de empleos son mínimos.

Cedro Phallus impudicus Coprinus comatus Aguacate Níscalos

A todos los publicistas profesionales les gustaría lanzarse de cabeza a nuevos proyectos al rebufo de su último éxito. Como no conozco mucho, por no decir nada de esa sensación supongo que placentera, me conformo con saber que la regla de oro del gremio es mantener sus productos mientras funcionen. Eso significa que también tienen vara de medir para algo tan milagroso y escaso como captar la atención del prójimo, lo más difícil junto con propidades no desdeñables como que algo así tenga recorrido cronológico parecido a la vida: nace, crece, desaparece. No es lo mismo tener 1 idea genial el día después de las últimas elecciones celebradas que cualquiera de los anteriores, tanto mejor cuanto más cerca de la fecha de votación; mientras que la excepción razonable sería que alguna de estas elecciones se repiten doblando el envite, o tienen 2ª vuelta en la que tratan de llegar a pactos los perdedores. Bonito dilema para los que siempre ganan, incluso cuando les dan la espalda muchos de sus votantes, al menos es perceptible si se sube o baja, y que lo que llaman crear conciencia por libre o de manera organizada, a veces agitación política pura y dura que no está en su mano si no es contra ellos, también es descriptible y asimilable a las reglas de la propaganda. Además del éxito incontestable del videojuego para móviles Pokémon GO, que contó con la ventaja de ser lanzado en algo parecido a 1 huelga de silencio en redes sociales impuesta por líderes políticos profesionales en sus trifulcas no menos célebres y divertidas, o al menos tan entretenidas como las de los reality show de la TVE, si no son lo mismo, supe en 2018 de su propio relato que 1 oportunista de barrio realmente infame, aunque eso es opinión, fue expulsado a patadas por algo parecido a la organización presencial en lo que se conoce como gimnasio, y antes quedadas de los videojugadores. De los juegos en general solo me interesan sus reglas de funcionamiento a ojo de lingüista de manera parecida a la propaganda, pero si se acepta como éxito social las protestas de los chalecos amarillos en Francia, que preparan su #acteVII mientras lo cuento, casi 2 meses todos los sábado, las escenas que se difunden en las redes sociales son las expulsiones rigurosas de los típicos notas de la tele a los que desenmascaran, algo que si no garantiza el éxito rutilante como el de los oportunistas que se quedan que el personal, al menos muestra su vocación de ser perseverantes y continuar en el tiempo quitándose de encima lo que más daño puede hacerles.

#yo_rayo hegos #graffit
  • Comente
  • @ economía de la atención con pruebas
  • RSS

Que piensa de este post?

Debe estar registrado para postear un comentario.