¿a qué llaman teletrabajo? mucho rebaño, poca inmunidad

Escrito a las @ 1:10 PM el dia 9 Junio 2020 por docespi

@acampadapolicia #plazatomada #15m Macrolepiota procera Pararge aegeria

Mientras lo cuento, esta vez con más alivio que gusto, como supongo y deseo que sentirán los que lo lean, doy cuenta del despido fulminante del periodista Javier Negre de su cabecera de referencia, pues difícilmente lo perderemos de vista, aunque ya con las mismas posibilidades que yo o a mí en algo parecido al presente blog, aunque con la particularidad en el caso de Negre que su ya antigua empresa considera el despido procedente y por tanto, sin derecho a indemnización. Como con toda seguridad lo llevará a juicio, y hasta ese momento no hará declaraciones que puedan perjudicarle más aún, me ahorro especular sobre asunto que ni me va ni me viene, pero se relaciona con el de Alfonso Merlos, el otro gran triunfador del arresto domiciliario de 6 meses, y por tanto no 1 sino 6 cuarentenas por barba y barbilla, que la famosa pillada sobre la que no voy a insistir, le costó el sueldo de 180.000 € como portavoz del Colegio de Abogados de Madrid, que hubiera tenido gracia si hubiera llevado su despido no menos fulminante de puesto de confianza a magistratura contra los representantes elegidos democráticamente de todos los abogados en activo, pero cuando estaba en entredicho después de la pillada, le pusieron como condición no volver a aparecer en otros medios, y menos aún por el culebrón que protagonizaba junto con Alexia Rivas, cuando lo cuento única superviviente del trio lanzado a la fama mundial durante el #estadodeabuso, por lo que fue otra pillada inadvertida en la portada de 1 revista del corazón, y 1 perro a sus pies del beso con su chica, ambos de cuerpo entero, el que al mirar fijamente al fotógrafo a poca distancia, demostraba con creces que pensaba seguir con la matraca como si no fuera con él. Con nombre propio, el otro gran referente del teletrabajo de los españoles es la beca contrato de Íñigo Errejón para la universidad pública de Málaga, que también fue inhabilitado para empleos parecidos, aunque sigue bregando en la política y actualmente ocupa, entre otros que desconozco, el cargo de presidente de la comisión sobre la corrupción en el congreso de los diputados. Tengo entendido que al final de las sesiones se redactan conclusiones parecidas a las sentencias de los juicios, con la diferencia que se pactan entre los ponentes, pero por otras comisiones que no llamaré de investigación parecidas en algún ayuntamiento que presidieron elementos de su partido, no se llegaron a reunir ni 1 sola vez de modo presencial, lo que me hace sospechar que lo que se conoce como teletrabajo, tiene muy poco de trabajo y mucho de televisivo y darle al pico. Pero peor en términos generales, pues de los 4.000.000 de empleos suspendidos hay más de 200.000 que no se pudieron resolver por diversos problemas que no son fraude, pues con los mismos datos del propio servicio estatal o autonómico de empleo más conocido como SEPE, apenas se descubrieron 20.000, aunque no se si cuentan entre ellos los más de 800 funcionarios que aprovecharon la coyuntura para dedicarse a la familia, la vagancia o vaya usted a saber, pues sin ser de estos yo mismo fui a dar con empleados de entidades bancarias que no contestaban a los correos electrónicos y aplicaciones para móviles que en vez de tener formularios de contacto, ofrecían seguros de vida y del hogar llamando por teléfono a números de tarificación adicional, algo que por cierto, ya existía antes, aunque no se le llamaba teletrabajo, y no solo eso, sino que muchas de las llamadas a teléfonos de ayuda relacionados con la pandemia, era prácticamente imposible que descolgaran, aunque no que dejaran colgado al que llamaban, otra vez según testimonios diversos de los que se atrevían a llamar a los programas de televisión para quejarse, lo que me recuerda que en los temarios de oposiciones de aplicaciones informáticas retiraron la sindicación de contenidos, que sería básicamente la forma de relacionarse, y si lo tuvieran, organizarse entre los teletrabajadores sin necesidad de llamadas telefónicas. Y sobre los formularios de contacto, que creo yo que es el otro elemento imprescindible para hacer algo parecido, sin necesidad de llamadas telefónicas y supongo que cartas impresas, conviene recordar que los creadores de blog y cuentas en redes sociales en 2004, caparon la posibilidad de hacer transacciones económicas a través de lo que se llama técnicamente Content Management Server, CMS, como las marcas más conocidas, la inmensa mayoría alojadas en servidores en otras lenguas y propiedad a su vez de empresas ajenas a las relacionadas con el teletrabajo de españoles y sus empresas, que servirían casi para lo mismo que las llamadas telefónicas y las apariciones de videollamadas en los programas de televisión.

@NataliaOficial_ concierto Leganés Naked shots selling golpes bajos Exilio como salida
  • Comente
  • @ ¿a qué llaman teletrabajo? mucho rebaño, poca inmunidad
  • RSS

Que piensa de este post?

Debe estar registrado para postear un comentario.