del dominio a las etiquetas

Image 01

Ya no se ve tanto insidioso que pide insistentemente mensajearte en privao solo para decir que no se haga caso a tal o cual otro usuario que intenta lucrarse, hasta por pago directo de empresas en forma de sueldo según convenio les molesta, algo que se hace mucho menos de lo que se debería, o porque pone nuncios en su página, que normalmente son del proveedor de hosting, e incluso vendiendo baratijas y manufacturas diversas, apenas porque lo del cretino que así se maneja es puro altruismo celestial y lo demás spam, correo electrónico no deseao, o phishing, código engañoso, como por ejemplo el de los que lanzan insidias sobre los demás #internautas en vez de ocuparse de lo suyo en condiciones de igualdad y desprecio, en el caso que la envidia de los cretinos no sea lo máximo a lo que podemos aspirar los que no nos plegamos a los falos que lamen con fruición, aunque es mucho más difícil en español, y si lo hace alguien de nuestra lengua, sería en inglés para pasar desapercibido. El desde CUÁNDO ? parece claro: verano de 2005 en protestas que hubo contra las patentes de software en favor del libre, que es el que ha acabao imponiéndose. Cualquier cosa que hayan conseguido las #Revolution desde finales 2010 ha sido sobre ese soporte informático libre que estaba mucho más en parañales que ahora. Yo estuve en las protestas de 2005 en mi ciudad contra los partidos políticos principales en las puertas de sus sedes, las conocidas como de los #4gatos #4chan que además coincidieron en fechas y casi en motivos para la protesta con 1 normativa recién promulgada en Europe por motivos de seguridad que obligaba a las operadoras de telefonía e Internet a retener los datos de tráfico de los usuarios por 2 años. En ningún caso fueron presenciales, apenas se hicieron GIF animados parecidos lejanamente a los witget actuales, casi seguro que los que los difundimos fuimos los mismos, que además hemos seguido siendo víctimas propiciatorias de empresas e instituciones venidas muy a más a costa de insultanos y falsear datos atribuyéndose como suyo hasta lo de los que nos negamos a que nos atraquen sus nefastos recaudadores a los que dan lametazos casi por atracarlos a los que se dejan para construirse palacios y comprarse aviones privaos, pues entre los que se nos ha #censorship y ninguneao de diversas maneras también hay muchos que no han participao en las revueltas. Como éramos muchos menos, por lo que hablamos éramos agostormente jóvenes estudiantes y aficionaos a la informática, algunos profesionales del derecho y la empresa, promotores de portales de software apenas prometedores o incipientes, aunque 1 que recuerdo casi se ha ido a pique desde la posición en la que estaba y puede que haya sido por no participar o no dejarse ver en lo que ha venido después. En su forma codificada de memes, palabras o ideas (recuerden las campañas que piden la liberación de las niñas secuestradas en Nigeria, o contra las prospecciones petrolíferas en el Mediterráneo occidental) contagiosas, o etiquetas, traducción de tag, de donde viene hashtag, etiqueta precedida del signo gráfico almohadilla #, que junto con la arroba @ del correo electrónico y las cuentas Twitter, son las grandes novedades de Internet, pues fotos, vídeos, revistas, periódicos, incluso teléfono y casi cualquier otra función, aplicación, periférico o dispositivo ya había, se ha terminao dando carta de naturaleza a lo que antes se negaba con vehemencia, y además de parte de quienes se empleaban con más saña, aunque por fortuna poca maña, en combatirlo. Me refiero a lo que antes era la mosca de la cadena TV, y que ya en el colmo de la sofisticación, no es que tengan 1 hashtag de cada programa, es que además algunos los van proponiendo junto con los contenidos con efectos como que a veces llegan a copar el marcador, eso que antes despreciaban diciendo que no servía para nada y ni siquiera lo veían.

More

pedos del Diablo

Image 02

Grupos musicales de gran éxito, como One Direction, o el programa de TV emergente en 2014 Las mañanas de cuatroº han sintentizao sus etiquetas en 1D y M4, entre otros que lo han intentao o conseguido, que les permite combinarlas con el contenido o personaje, algo que en cierto modo es manejar otro medio de comunicación incluso agostor, no todos somos seguidores de estos jóvenes y programas, pero lo que les vale es la relación y que de esa forma se pueda interactuar (solo el detallazo de haber conseguido algo parecido, pues signos de menos de 3 caracteres se obvian en las búsquedas, quedan fuera de su alcance, y además pueden ser parecidas a otras como la extensión de archivo MP4, que casi redundan en su beneficio, pero eso es obra de su legión de seguidores que se prestan al juego, de momento al vuelo reconociendo las abreviaturas que les proponen; hasta poco antes ese tipo público que ahora está en la vanguardia de la tecnología se jactaba de no tener ni Internet), algo conocido en la naturaleza como simbiosis que también es nuevo, además de brillante. Como supongo que también lo han intentao criminalizar, al menos yo asistí a asambleas #indignados en las que había tipos que tenían las célebres agendas de periodistas y los que se empoderaban de los grupos solían ser los que hablaban en nombre de los que no tenían Internet, como antes en las revistas y periódicos siempre había el típico listo que sabía lo que querían los lectores, casi aprovechando que ahora es algo generalizao, acepto con gusto que es lo que empezamos hacen en 2011: tratar de poner de acuerdo a mucha o poca gente que pululaba por las #iRedes en 1 palabra o idea con la que se relacionaban fotos, vídeos, carteles, entradas de blog, en general objetos de Internet, pues de 1 hashtag afortunao salen rápido blog enteros, no solo el revuelo de saber a ciencia cierta que 1 agostoría cualificada y representativa estamos hablando de lo mismo. Ahora que es evidente, pues se me ocurre que no puede haber nada más tedioso que luchar por las evidencias, he recordao algo concreto que me pasó que quizá pueda ayudar a comprender 1 poquito más el fenómeno de moda, lo mismo que antes no tenía alcance y por tanto no servía para nada, ni conduce a ningún lado. Pues en 2003 la Asamblea de la Asociación de #internautas celebrada en Zaragoza debatimos y al final acordamos llevar a pleito la denegación registro del dominio que nos da nombre, y que pese a ser la palabra o etiqueta que ha terminao siendo genérica, casi inventaron sus fundadores, más corta y certera que cibernautas, que se descartó, pero en medio del debate alguien dijo:
- Éso de los dominios ya está pasao de moda, algo que hoy sería clamoroso, pero todavía en 2005 nuestra protestas eran contra las patentes y registros de software de manera unilateral por alguno de sus agentes y mercachifles y los que se lo reconocían a ambos laos del Atlántico como si éso fuera el secreto de la CocaCola y no herramientas parecidas a los alicates y los destornilladores. Pues bien, tanto por el lao de los usuarios o #internautas, que somos muchos más, y de los mercachifles, algunos francamente devaluaos, casi de vuelta, los antiguos dominios han dao paso a las etiquetas o tag, algo que recuerda lejanamente al paso de los #graffiti de muñecos o figurativos a los de firma o tag en los #años80. Les puedo asegurar que el propio Juan Carlos Argüello casi murió sin saber qué era o significó Muelle, pero también o tampoco los que veíamos su emblema por doquier, hasta los que hacíamos revistas que se pretendían Postmodernistas, más allá del modernismo. Hace relativamente poco tiempo era frecuente ver y oír declaraciones según las cuales algunos humoristas, presentadores y tertulianos se jactaban de estar por encima de las audiencias de sus programas, supongo que gracias a sus apoderaos, familiares, contactos, relaciones, enchufes diversos. Por eso llamó mi atención la entrevista a la actriz y antes presentadora Belén Rueda en la que se declaraba adicta a ver las métricas de espectadores en sus tramos horarios servidas al día siguiente junto con el desayuno, es de las cosas que se suele ver en Internet junto con la programación del día, pero en su caso por contagio del que fue su marido, el productor de éxito Dani Écija, del que por haber conocido a alguien que creció con él en otro extrarradio como el mío y el de la mayoría, no puedo menos que alegrarme como siempre que triunfa alguien de abajo.

More

parque temático Hiperreal

Image 03

A las pocas horas de hacer Manuela Carmena declaraciones según las cuales se niega a ser etiquetada, era el titular principal de la entrevista, y además el de las etiquetas es sin duda el tema de moda, pues ya digo que casi sin asimilarlo aparece Pablo Echenique por el plasma reivindicando que telediarios, tertulias e informativos en general, incluidos los comerciales y no solo los públicos, sean etiquetaos por los espectadores. En lo que respecta a Carmena, gana cuerpto el título del ensayo #memecracia Virales que nos gobiernan de @delia2d Rodríguez editado por Planeta a finales 2013. Mejor que lo lea, pues si ese es el aprecio que tiene al instrumental propio de los #internautas que no solo se zafan o nos zafamos de los que nos imponen los aparatos, sino que además en ocasiones grabamos las propias, no creo que le interese mi opinión ni nadie creo que se me parezca tendrá el menor interés en etiquetar a alguien decidido a comer aparte. En el manual @delia2d, que también fue iniciadora e inductorada de algo parecido cuando todavía era en inglés, somos publicistas de empresas y partidos, periodistas enrolaos en medios de comunicación y activistas a secas los que competimos en algo parecido a 1 terreno de juego en el que tenemos las mismas oportunidades y deciden los que nos miran, aproximadamente la mitad de usuarios registraos por cifras millonarias en las que además hay otra porción que son dispositivos como GPS en los cuales no hay persona humana detrás, como en las llamadas telefónicas de promoción. Más fácil lo de Echenique, que se ve que sabe de lo que habla y además que no me parece tan mala idea sin necesidad de imponer 1 acuerdo sindicao entre los editores y productores de forma que aparezca algo parecido a 1 Trending Topic de Twitter no más complicao que las métricas de audiencias o por ejemplo las clasificaciones y ranking diversos de las competiciones deportivas, saldrían ganando si se organizaran de acuerdo a las preferencias de los espectadores, aunque más difícil que siguieran viéndose esas declaraciones según las cuales algunos se lo pasan por el arco de triunfo gracias a su posición y relaciones. No sé si ha sido el presentador de Telecinco ahora metido a escritor de éxito Huerta, o su compañero el hijo de Prat el del Precio justo del plasma del felipismo, pero sí que la ocasión ha sido otra conexión en directo con 1 reportero de calle, y que por medio de la etiqueta nos han metido en materia al espectador, aunque no recuerdo cuál de los 3 que han intervenido ha dicho la etiqueta en cuestión, ni siquiera la etiqueta -a los que boicotean a los prebostes que a mí me suenan a telepredicadores les aseguro que solo cojo el mando a distancia del plasma, mi pantalla secundaria, cuando algo me saca del mío particular y la propia mano ya tiene bastante la pobre con sobrevolar entre el teclao y ratón, pero en el mismo programa de #AR Quintana ha aparecido mi preferida Tania, a la que tuve la fortuna de ver y grabar in person durante 1 mitin, y de buena gana la hubiera votao si no hubiera abandonao a mitad de su prometedora carrera política, y que recuerde, nunca apareció en el programa del defenestrao Cintora mientras que la monja podemita era de las que provocaba que me tirara como 1 poseso al mando a distancia: no sé si me explico pero me disculpen porque sobre gustos no nay na escrito-, pero como la ocasión la pintan calva y el motivo de alabar ¡por fin! las denostadas etiquetas en el plasma, sobran las palabras de por qué son extraordinariamente útiles en la comunicación y si se han percatao y lo reconocen hasta los grandes personajes del plasma, no me voy a poner cansino cuando además vengo bregando por lo mismo desde que descubrí #De1ºDeTuiter, la #webapp que mejor las maneja y se vale de ellas, las ha convertido en su símbolo, algo superior y no superao que descubrí cuando todavía era en inglés.

More