Featured

- Los humanos, a excepción de los padres, somos enemigos más o menos encubiertos. La amistad y el amor son los disfraces de nuestros enemigos, alianzas políticas firmadas con el adversario, o mejor pactos de no agresión cuya duración depende de la incompatibilidad de intereses económicos, #frases de Henri Barbusse

sinónimos de amistad

#yopreguntaría ¿cuál es el líquido más caro?

20
diciembre 2018

- Desde las camarillas de Fernando VII en la década ominosa o de Isabel II en la privanza de sor Patrocinio no dominaba España 1 grupo tan pequeño con 1 poder tan grande, 1 asociación de mediocridades tan convencida de su genio, 1 pandilla de arrebatacapas tan persuadida de la impunidad de lo suyo: negocios, colocación de consortes y empresas anejas al poder, sea por la puerta negra del partido, sea por la domus area de la famiglia, Federico Jiménez Losantos.

El último libro de Francisco Umbral
Primera entrevista. Majadahonda, Madrid, 14/07/1999
Pregunta: Es casi una obligación iniciar una entrevista a Francisco Umbral preguntándole por su último libro, Diario político y sentimental (Planeta, 1999) en el que mezcla escenas privadas y públicas. ¿Por qué ha enfocado un diario privado con este componente público, lleno de personajes conocidos?.
Respuesta: En principio sí, mitad y mitad, ¿por qué no?. Todos los géneros literarios son libres, pero el diario íntimo o dietario, más libre que ninguno. Me gustaba esta fórmula de saltar de la actualidad y la vida social a mi intimidad más íntima, mis pensamientos, mis sentimientos, mi soledad y mis ideas, eso que pensamos todos cuando nos quedamos solos. Todo quería contarlo, ¿por qué no?.
P: La alternancia entre escenas privadas y escenas públicas es casi de un capítulo a otro. ¿Es premeditada esta alternancia?, pues un diario se escribe día a día, sin posibilidad de premeditar otro orden que no sea el de los acontecimientos.
R: No creo que la alternancia sea sistemática, pero es evidente que un libro así debe tener su estructura, como una novela, y se procura que se alternen lo privado y lo público. Pero si sobreviene un día en el que una cosa u otra son especialmente intensas y fuertes, pues no me importa seguir con el tema privado o público en cuestión. Es decir, cuando la vida, la actualidad o lo que sea se impone, por ejemplo: me rompí un pie al principio del diario y me interesó más contar lo del pie que la política de ese día.
P: Dice: "pensaba escribir el diario de mi alma y estoy escribiendo el diario de mi pie".
R: Claro, escribí más del pie que del alma.
P: ¿Qué significa el índice de nombres que viene al final del diario?, pues eso tampoco es muy corriente en un diario personal.
R: Sí, es corriente y casi obligado en un diario social, hasta el punto que en otro diario mío no pusieron el índice de nombres y el editor me decía en casa: "¡ésto es horrible!", ¿por qué?, porque no tenía índice de nombres. El índice onomástico es imprescindible porque la gente se busca ahí.
P: Otro de sus relatos sociales, A la sombra de las muchachas rojas (Cátedra, 1981) transcurre desde el atentado contra Carrero Blanco en 1974 hasta el intento de golpe de estado de Tejero en febrero de 1981 pasando por la muerte de Franco, la transición, la Constitución, las primeras Elecciones democráticas en mucho tiempo, atentados, asesinatos, etc.: en muy pocos años pasaron muchísimas cosas en España. ¿No le parece como si desde 1981 se hubiera detenido o ralentizado el tiempo?.
R: No cabe duda de que en aquellos años pasaron muchísimas cosas. Después he escrito otros libros siguiendo la historia contemporánea como "Tierno Galván ascendió a los cielos", que también es una crítica política puntual, no sólo de Tierno, también de la situación, toda la década roja, pues lo escribí en 1992, cuando hizo 10 años de la victoria de Felipe y "La derechona", una crónica del Partido Popular. Fernando Lázaro Carreter dice que escribo episodios nacionales.
P: ¿Siempre escribe de la actualidad?.
R: De la actualidad y del pretérito: he escrito muchísimo de mi infancia y adolescencia, de mi madre, de Valladolid, que fue donde me crié. Ahí sí puede haber alternancias: nunca escribo 2 libros seguidos del pasado o del presente, sino que alterno la memoria con el presente. Si escribo un >libro de la memoria, el siguiente procuro que sea de la actualidad y a la inversa.
P: ¿Cree que es por escribir sobre la actualidad por lo que le quitan a usted parte del prestigio que merece como escritor?, por ejemplo: todavía no es académico de la lengua, ni ha recibido ninguno de esos premios honoríficos de relumbrón. ¿Eso le pasa por escribir en los periódicos diarios?.
R: No, por eso no pasa nada. Todos los escritores franceses, los importantes, han escrito siempre en los periódicos y en las revistas y no les han quitado nada en absoluto. En un país tan literario como Francia el público exige leer a los escritores también en el periódico.
P: Pues aquí se piensa que los periódicos y las revistas no son literatura.
R: Yo sí pienso que el periodismo es un género literario. Dentro de los periódicos aparece la figura del columnista, que es como un periódico dentro del periódico porque el columnista aporta su propia información, sus chismes, sus cosas y sus opiniones. El artículo se ha hecho siempre en Europa, pero el columnismo es una fórmula norteamericana que funciona muy bien, la prueba es que hay muchísimos columnistas y todo el mundo quiere ser columnista. Antes todos los chicos que salían de la escuela querían ser reporteros internacionales, que les mandasen enseguida a una guerra porque estaban de moda Oriana Fallaci, Hemingway y demás. Ahora todos quieren ser columnistas porque ha habido grandes columnistas en Estados Unidos, en el New Yorquer sobre todo, Woody Allen, Andy Warhol, etc., una moda que también llegó a España y hay unos cuantos que hacemos columnas y todos los chicos y chicas que vienen a casa a entrevistarme, todos quieren ser columnistas. ¡Pero empezar de columnistas!. A mí me costó muchos años de andar por la calle haciendo reportajes, pero ellos quieren empezar de columnistas.
P: Volvemos a su último libro, el Diario político y sentimental: Felipe González es el primer político que aparece citado en el libro y además es el más citado, como comprobamos en el índice de nombres. ¿Se ha convertido González en una figura inevitable y obsesiva del panorama político español?.
R: Sí, efectivamente: Felipe González es una figura abrumadora, para bien y para mal, de la política española actual y del Partido Socialista y no me extraña ni es deliberado que salga tanto, pues seguramente era la actualidad de cada día o de muchos días por lo que había dicho y por lo que había hecho. Al final es el que más sale, pero no me había fijado hasta ahora.
P: Dice en el libro que el Partido Socialista sólo tiene un hombre para parar al autoritarismo capitalista: Borrell. ¿Qué comentarios puede hacer ahora sobre el futuro del PSOE?.
R: Naturalmente, como es el destino de todo diario, se queda viejo porque Borrell se ha retirado o le han retirado del poder y las ambiciones de mando. Pero en un diario hay que ver las fechas y comprender que en aquel contexto o en aquel momento Borrell era la gran esperanza socialista. Para mí lo fue.
P: ¿Queda esperanza en el PSOE tras la retirada de Borrell?.
R: Almunia ya ha dicho que se va a presentar como candidato y no hay que buscar a nadie nuevo, simplemente ver cómo queda Almunia.
P: Escribió en el Diario político y sentimental: "hay una izquierda corrupta y acojonada y hay una izquierda cotidiana y eterna frente a la otra". ¿Puede precisar más estas palabras?.
R: Hay que tener en cuenta que el señor Mariano Rubio fue del Partido Socialista cuando Felipe González le nombró Gobernador del Banco de España y luego resultó no sé si un delincuente pero sí un tipo que se ganó la cárcel durante un tiempo. Llamar a eso socialismo o izquierda... Y así, muchos. Luego hablo de la izquierda cotidiana que es la izquierda real, la gente. España es un país de clases medias, que son una inmensidad y ahí casi todo el mundo es socialista moderado. Hay más gente de izquierdas entre las clases medias que entre los obreros: el obrero, como el joven, pasa de política, no todos, pero sí muchísimos, entre otras cosas porque no la entienden y lo entiendo, pues está muy confusa. Todo eso que llaman abstención, si se estudiase, se vería que la abstención obrera es fortísima. El obrero está tan puteado que ya no cree en nada. La izquierda real y cotidiana hay que buscarla en las clases medias. Acabo de terminar una novela hoy mismo, El socialista sentimental, una novela política sobre todo lo que está pasando y estudio todo esto. Es una novela que ocurre entre las clases medias-bajas y ahí está el socialismo y la crítica al PSOE como estructura de poder hecha por las bases, como hicieron la crítica votando a Borrell contra Felipe González: más que votar a Borrell, lo que hacían era echar a González. Con ese espíritu se mueven las bases socialistas que, más que de clases obreras son de clases medias y esa es la realidad política de España.
P: En su columna del 14/07/1999 en El Mundo titulada "Utopía capitalista" y en otras de tema político dice, más o menos, que con estos pactos que se están haciendo en los Ayuntamientos se demuestra que han desaparecido las ideologías en lucha. ¿Se está cumpliendo la predicción de Fukuyama sobre el fin de la historia por la imposición de una única ideología?.
R: No, porque esto es transitorio. Estos pactos luego se mueren, se estropean, pasan otras cosas, ahora Pujol ha dicho que a lo mejor ser retira... Estos son pactos locales que a mí me parecen bien porque en muchos sitios dan el poder a la izquierda y en el fondo son pactos económicos, están implícitos en el capitalismo, pues lo que quieren los que pactan es más dinero de Europa, pero no significan una ligadura histórica, para siempre, pues de pronto, un día se terminan.
P: Pero no hablan de ideas, de proyectos, de ideologías...
R: ¡Hace ya mucho que no se habla de ideologías!. En general, la derecha siempre habla de dinero, que va a hacer más cosas, que vamos a ganar más, esta obra o la otra. El discurso ideológico es característico de la izquierda, pero como se puede ver desbordada por la derecha con su discurso concreto y materialista, la izquieda ha tomado también un discurso concreto, pragmático, olvidando que ante todo la izquierda nace de unos principios, de unos ideales, de toda una cultura ideológica que no tiene la derecha, que se limita al "Dios, Patria, Rey" y cuyo discurso ideológico no es mucho más largo, a diferencia del discurso de la izquierda, que puede remontarse a Carlos Marx y más atrás. Efectivamente: entre unas cosas y otras, el discurso ideológico ha desaparecido.
P: Pero en Europa la mayoría de los gobiernos se autodenominan socialistas...
R: Más bien social-demócratas...
P: Pero la política que practican se parece mucho a la de la derecha: ¿este acercamiento a la derecha es una razón para el éxito de los socialistas o es una traición a sus electores?.
R: Creo que hoy, y volvemos a la Utopía capitalista, estamos soñando el sueño capitalista por imposición de los Estados Unidos, como en otras épocas se soñó el sueño socialista, en la primera cuarta parte del siglo, hasta las guerras mundiales. Hemos pasado de la utopía socialista a la utopía capitalista y esto es lo que funciona a nivel de la señora que entra a un bar y se toma unas copas mientras que antes no se tomaba nada, como mucho se preparaba una manzanilla en casa, y lo mismo los estados, los gobiernos, la banca y todo. Todos tienden a hacer la misma política. Aznar al fin y al cabo está haciendo una política que tenía que haber hecho el PSOE, que hizo socialismo, no todo el que debería haber hecho, y Aznar ha cubierto objetivos que eran más propios de PSOE. Lo que ocurre en realidad es que se diferencian muy poco las políticas posibles porque no hay manera de salirse de la utopía capitalista, pues por encima de la unión europea y todo eso están los Estados Unidos que dictan siempre la política lejanamente, remotamente, en algunos casos en combinación con Alemania. Es una política monetarista y los políticos tienen que hacer lo que les mandan porque ellos no son los que mandan. No es que haya una traición, es que sólo hay una política, la utopía capitalista, que consiste en hacernos a todos felices mediante el capitalismo, aunque no seamos capitalista, y eso sí sería el final de la historia. Parece que los socialistas traicionan sus principios, pero es que no pueden hacer otra cosa cuando llegan al poder. Aunque Jospin sea socialista tiene que hacer una política socialdemócrata en el poder y no hay otra salida. Nadie traiciona a nadie, lo que pasa es que todos estamos sometidos a la utopía capitalista de los Estados Unidos, que quizás incluye el final de la historia. A nivel nacional y local, Aznar ha hecho cosas que podría haber hecho González y González no podría hacer mucho más de lo que ha hecho Aznar.
P: ¿Esto no tiene forma de dictadura encubierta?.

Mariló siempre lleva la razón | laberinto de corrales | encierros de Dolores | fiebre del sábado noche

NO se quieren enterar

Instagram
1974
Alianza
Riddles of culture
Harris
2009
Alfaguara
Cuando éramos honraos mercenarios
Pérez Reverte
1973
Castalia
Poemas escogidos
Quevedo
eXp. @ACADEMIA15M
Previsualizar Visitar

oreja de Judas #seTas otoño
Previsualizar Visitar

los 5 avisos
Previsualizar Visitar

bar free @OccupyInferno
Previsualizar Visitar

pedos del Diablo
Previsualizar Visitar

la zancadilla de Petra
Previsualizar Visitar
Featured Image

la torre inteligente de Madrid

Ernesto Che Guevara, Pasajes de la guerra revolucionaria: Congo, Grijalbo mondadori, 1999.
Ernesto Che Guevara, Diario de Bolivia, B.S.A. 1996.
Pierre Kalfon, Che. Ernesto Guevara, una leyenda de nuestro siglo, Plaza & Janés, 1998.

fuga de cerebros

Arturo Pérez-Reverte, El hombre (Bernardo de Gálvez, conquistador de Florida en 1779) que atacó sólo, XL Semanal, 23/03/2008.
Horacio Daniel Rodríguez, Che Guevara, ¿aventura o revolución?, Plaza & Janés, 1976.