eXp. @ACADEMIA15M
Previsualizar Visitar

oreja de Judas #seTas otoño
Previsualizar Visitar

los 5 avisos
Previsualizar Visitar

bar free @OccupyInferno
Previsualizar Visitar

leyenda urbana del mar de aguas subterráneas bajo Madrid

No hay na seguro pero el agua es otro de los bienes más preciaos y en los lugares donde es privatizada, que es como decir expoliada, como se ve en muchos Western, saben lo que cuesta recuperarla. Hasta la irrupción de Shakira también los niños colombianos crecían oyendo decirles en sus escuelas que la lengua castellana que también hablan en el resto Colombia es la forma más elevada del vasto territorio donde se habla español, ellos justifican que por ser la más apegada a la que habló Cervantes con palabras que aparecen en Don QuiXote, en Colombia y en ningún otro lao, igual que los niños de Leganés hemos crecido fírmemente convencidos que el suelo que pisamos es algo parecido a un cascarón de tortuga que flota sobre un inmenso mar de aguas subterráneas. Los hay que afirman que el mar subterráneo ejerce un influjo parecido al de los imanes sobre el agua de las nubes pasajeras de forma que, aunque no llueva en los alrededores, en Leganés casi siempre descargan 4 gotas. Que luego no las queremos pa na, pero ahí creemos que están las aguas esperándonos pa cuando las necesitemos. Como ya deben ir pa tropecientos los parking subterráneos, túneles, sótanos & vaciaos construidos, y hace tiempo se ha acabao reconociendo que el río Guadiana tiene varios cientos de kilómetros menos de los que se le suponían, hasta me desmeleno de la risa que me dan las patrañas bienhumoradas de esa guisa pero así estaba contándolo lejos de Leganés, concretamente al N de Madrid con vistas a la sierra sin nieve bajo la amenaza de otra pertinaz sequía cuando me sorprendieron los oyentes incluso de los pueblos de los alrededores creyendo a pies juntillas la patraña del agua mansamente embalsamada en el subsuelo de Madrid provinciano. Pos vale. Un viejo Magister de Leganés también nos hizo creer a los de sus clases que en Colombia tenían tal amor a la lengua que nos une que sus autoridades multaban a los que escribían faltas de ortografía en carteles expuestos al público. Eso al menos me ayudaron a desmentirlo los amigos colombianos que nos oían, pero con la leyenda urbana generalizada por toda la región de las aguas subterráneas se quedaron engatusaos hasta los colombianos, que lo mismo o parecido nos quedamos esperando que en los últimos resquicios del raciocinio social nacinal que se les supone a patriotas & neocaciques acaben reforzando alguna vez las enseñanzas de las lenguas, de las matemáticas, junto con las otras ciencias y artes, de forma que si ahora NO tiene remedio tanta ignorancia se sembrarán verdades como puños donde siempre se han sembrao ocurrencias oportunistas. Pos NO, los sotanas y otros despojos monjiles son sin transición los comisarios políticos de la ciudadanía pa los pobres inmaduros, sopa boba pa los vagos de siempre, que a algunos les va de perlas así de fácil. Bueno será si algún día destos NO acabamos necesitando perentoriamente las aguas subterráneas, pero de verdad.