eXp. @ACADEMIA15M

Previsualizar Visitar

oreja de Judas #seTas otoño
Previsualizar Visitar

los 5 avisos
Previsualizar Visitar

bar free @OccupyInferno
Previsualizar Visitar

CSI #Madrid

Digo Miami y no digo Las Vegas ni New York porque trabajo en el turno tardío y el metro de Madrid atrasa que es una barbaridad, vamos, que no tengo elementos de juicio o poco. En otras palabras, llego a la tele con el estómago agradecido después de haber cenao cuando el episodio está acabando. No tengo empacho en confesar que el impulso lúgubre que me guía al engaño como la muleta a los toros es un pálido recuerdo de una noche hospitalizao que echaron por la telehucha de la habitación compartida otro remake de El largo adiós de Raymond Chandler y después otros remakes de asesinos que luego no habían sido y reaparecen con una cirugía estética por decir algo que les han practicao y que resulta más delatadora que el propio asesinato que la provocó, pa criminales algunos cirujanos desos. No son los refritos de los relatos de Chandler sino los personajes femeninos propios de Miami los que me emocionan común animal. Lo da el calorcillo de la playa y las vestimentas ligeras cuando no transparentes y si uno está necesitao de afecto más todavía. Quieran que no se le coge cierto cariño al Horario o al Grisson, que ni siquiera sé cuál es el que opera en Miami y además da lo mismo si en lo que uno más se fija es en una parte o en partes de su cuadrilla. El 31 de agosto de 2007 después de haber aplazado la causa contra el mayordomo C. G. y su esposa a la vez cocinera S. H. A. hasta 5 veces la jueza de Miami Rosa L. Rodríguez se mostró sorprendida tras haber escuchado el alegato de los fiscales de la acusación, pues en Miami jueces y fiscales no interpretan los mismos papeles en los procesos como en Madrid, en Guam y en tantos otros sitios pues según dijo la jueza nunca había visto casos en los que la víctima no se presentara a testificar. O esta señora jueza de Miami no ve la tele por satélite o los escándalos de los platós televisivos, tos a gritos no se oyen al otro lao del charco. Ya pa empezar que haya dejado pagarse sus propios abogaos a 1 cocinera y 1 mayordomo empleaos por una celebridad que tiene amigos lo mismo en el ejército y en las altas esferas de la política y las finanzas es un escándalo mayúsculo. Mucho mejor un paria de oficio acomplejao por su origen racial como los acusaos que no pueda abrir la boca y si la abre no sea pa otra cosa que inventar delitos tan falsos como su diploma mientras hace gala de sus aterradora ignorancia más honda todavía que el miedo insondable que mancha sus calzoncillos ante tamaños enemigos. Quién dijo miedo a los procesos es porque no conocía a los presuntos abogaos españoles, cosa mala donde las haya. Más justo hubiera sido que la celebridad de la acusación y sus amiguetes hubieran elegío también a los abogaos de los acusaos. Uno ve al Horatio o al Grisson y a la cuadrilla del que sea buscando pruebas afanosamente y no hay quien se lo crea. ¿Pero pa qué quieren pruebas? ¿Pa encarcelar a 2 trabajadores exiliaos cubanos? Pos vaya juezas hay en Miami. Aquí un policía gordo que sale amenazando por la tele nacional, la que pagamos tos a las familias pudientes con ponerlos de patitas ante un juez cualquiera después de escribirles un libro se basta y se sobra pa empapelar a quien le pete porque le sale de los cataplines y yastá. Que se lo digan al juez de menores de Sevilla que empapelaron hace unos años porque querían urbanizar sobre un local de copas pa celebridades de Sevilla y urbanizaron. Que ladraron luego los acusaos en falso pues cabalgamos, toma rascacielos.