Torre Foster

Cartel de la presentacion de Bambino en la Sala JJ de Madrid

Presentación de Bambino en Madrid, 1984

Duelos y quebrantos

- Nuestras mismas ideas nos parecen hostiles en bocas ajenas, Antonio Machado y además que cualquier caminito nos lleva por derecho al olvido, pero casi todos los fabricantes de hardware y software informático, en especial los de pago, se empecinan en hacernos pasar por el aro de lo que ellos mismos desprecian y a ser posible pagando, hasta a los que customizamos, adaptamos lo que nos valga de lo que van desechando, aunque solo sea pa lo nuestro, pero a base librarnos del tedio de lesiones, fichajes y cocineros, aunque sea montaos sobre finos tacones, lo que sería digno ver en los cursillos universitarios que imparten. ¿Van a intentar vendernos otro nuevo dispositivo móvil pa ver más Tv? ¿Se va a seguir pagando por ver otra vez a Bisbal pegando saltos? Eso se creen o quieren que se crea, como si las cosas que se aprenden trabajando o en los estudios forzaos luego se olvidaran hasta el punto volver a caer siempre en las mismas trampas. Las base datos relacionales son anteriores a Internet y puede que incluso sean su fundamento. Cualquiera que haya trabajao en las más sofisticadas que se conocen, siempre lo son en las empresas principales casi por necesidad, pues de otra forma no lo serían, volvemos a lo mismo: el procedimiento consiste en cruzar los datos. Los navegadares realmente se petan con las incongruencias y contradicciones que observan a su paso o en su trasiego, entre otras la acumulación puntual de tráfico y los twitteros que ven la pantallita blanca de aviso que anuncia penalización, falta, PENALTY deberían saber que solo afecta a su punto de cruce de datos, que es la IP o URL desde la que se conectan en el momento previo al que probablemente van a ser expulsaos si siguen haciéndolo tan mal. Pero sin mayor problema: dependiendo de cómo sea la cosa apenas se trata de reiniciar el navegador, el propio equipo o el enchufe y vuelta a empezar. En los 1º momentos de Internet, y durante lustros, es posible que todavía ser @internautas obligaba a ser programadores. Lo exigía el propio medio de medios, compendio y desarrollo máximo de los conocidos hasta el punto que algunos todavía encontramos gusto en la reinstalación de softwara y hardware, aunque en su mayor parte ha ido enfocao a que prácticamente lo pueda hacer cualquiera del modo más fácil que se haya encontrao. La paradoja más deslumbrante es que los programas mejoran con el uso, pues son conexiones parecidas a las neuronales que se establecen entre los dispositivos que se reconocen de 1 vez pa otra de modo invisible, asentándose poco a poco. Cuando esos recursos se gastan en mostrar contínuas insidias y tediosas molestias parecidas al Clippo, la cosa más odiada de Internet, tamto peor pa las empresas que a eso se dedican con cinismo, las mismas que llaman ley de protección de datos a traficarlos y aún pretenden cobrar por administrar lo que ni siquiera es suyo. Coprinus micaceus Arthur C. Clarke, El mundo es 1, 1996.
Bibliografía: Ferdinand de Saussure, Curso de Lingüística general sobre los apuntes tomaos por Charles Bally y Albert Sechehaye con la colaboración de Albert Riedlinger, 1º ed. 1916. Sobre la llamada 2ª o doble articulación del lenguaje debida a André Martinet, célebre comentador y en parte continuador de Saussure, no encontré todavía la forma de relacionarlo con la programación informática, donde también se habla de lenguajes, códigos, signos, símbolos, etc.
Javier Cuchí, Ellos en El Incordio.
Manuel V. Gómez, Produciendo parados y precariedad, El País 21/06/2009.
Nigel Morris & Robert Verkaik, Reino Unido: ministros abandonan SITEL, traducido de The Independent, 13/11/2009.
George Orwell, 1984.
Carlos Salas, La venganza del cliente, El Mundo 05/07/2009.
Marvin Harris, Toras, cerdos, guerras & brujas: enigmas de la cultura, Alianza ed. en varias ediciones desde 1980, título original: Cows, pigs, wars & witches: Riddles of culture, 1.974.
Juan Antonio Llorente, Historia crítica de la #inquisition española, siglo XVIII.
La rebelión de las masas Ortega 1929.
"El abismo perfecto", El Mundo, Año V VIAJES Nº 43, Junio 2005.