despotismo mentecato

Escrito a las @ 5:26 PM el dia 14 Diciembre 2011 por admin

Cualquiera que haya ido leyendo esporádicamente las presuntas informaciones que se han ido publicando sobre el movimiento #15m habrá topao alguna vez con el mítico taxista que no tiene conexión a Internet pero que sin embargo no obsta pa que se entere de lo que sea (lo que se informa en los papeles al día siguiente, no hay nombres ni más detalles) y ha ido a curiosear. A nadie puede extrañar tan extraordinaria diligencia pues además de cerebros más evolucionaos, como se ha demostrao científicamente, disponen de emisora y receptores de radio específicos dedicaos al propio servicio que prestan. Sería poco razonao cargar cualquier culpa sobre la conciencia del taxista que se entera, siempre diferente, pues debe ser el que más cerca se encuenta en ca momento y acto, que son muchos. En otras palabras: la habilidad en la calle, que nadie puede negar a los que se trabajan el taxista, de los oficios más duros y peligrosos, no es trasladable a la propia calle, es algo operacional pero no operativo, y pasa lo mismo con el movimiento #15m y las falacias de si se va o se deja ir de las manos de alguien a quien llaman responsable que tampoco se conoce. Yo he visto 1 protesta de transportistas a los que su empresa había quitao sus vehículos y los había encerrao en la nave en la que protestaban sus trabajadores pero por fuera y era desesperante hasta verlos allí plantaos. Mientras se persiga y denigre al conductor o conductores, si los hay y no tanto los vehículos o móviles, seguirá habiendo protesta. Aunque nadie lo reconozca o de hacerlo se haga de modo casi clandestino, con to tipo de precauciones y tomándose las garantías que estime pertinentes, pasa algo parecido en Internet pues las personas, que nadie les quita sus derechos de hacer y decir lo que les venga en gana, que ni saben manejarse siquiera pa que no haya ni dudas de su obstinación cerril, sí pueden enterarse de lo que quieran a través de otros, no solo los taxista, como los tertulianos y periodistas profesionales, a los que al menos hablan, y lo mismo los inversores y dueños de antique mass media tienen que estar atentos a lo que pasa en realidad, aunque sea separao de lo que luego se vaya a mentir o no, se trata de información desnuda, temprana independiente de la interpretación o uso que luego se le de. En tos los casos es inevitable que la tremenda panda lobos que propagan conspiraciones tengan que estar pendientes de cómo va maniabrando lo otro, incluso al desnudo, solo con evidencias, cuanto menos pa no quedar en ridículo al descubierto, pues pa los que se trabajan la conspiración, tanto más difícil cuantos más sean, las mentiras también son siempre complicaos castillos de naipes, incluso más. Como las más recurrentes se tienen que intentar remontar con otras sartas, los lobos que las traman tienen que ir reafirmándose y creciéndose enla infamia, incluso también con demasiada frecuencia, se ven obligaos a seguir comentiendo nuevos delitos en los procesos que tratan de falsear de esa guisa. Las mentiras al descubierto realmente arrojan luz, ponen bajo el foco y hasta la lupa personajes y personajillos autoimpuestos que solo se manejan en el alambre de la mentira, pagando por los aplausos y a prolíficos escritores menos agraciaos en lo físico, que también difícil, cuyas bravuconadas y bufonadas traicioneras, como si les pusieran trampas a sus amos, nos los muestran en su esplendor de oropel en cuanto alguien se los lee ojo avizor. Hacia 1996 especialistas y estudiosos de los fenómenos sociales anunciaron que las guerras del futuro, a diferencia, serían en las calles y plazas de las ciudades, donde se ocasionaban daños más severos o no serían: Sarajevo, Belgrado, New York, Kabul, Bagdag, Bali, Beslan, Bombay, Madrid, London, Orán, El Cairo… Que estuviera previsto no significa que se hubiera preparao de cualquier manera.

  • Comente
  • @ despotismo mentecato
  • RSS

Que piensa de este post?

Debe estar registrado para postear un comentario.