sobrexposición

Post thumbnail

Si me dan a elegir el momento emocionante del plasma del último verano, me quedo con la repetición, pues era la 2ª oleada monólogos de #humor #elclubdelacomedia, no creo que la mayoría lo sean, pero el que digo de los picantes de Dani Rovira parece que de 2012, aunrque hay varias versiones, que me aspen si no estamos ante la 2ª puesta en escena de mis escritos, me conformo con que los lee incluso alguien como tan jodido genio, no voy a decir que me llena de orgullo y satisfacción o de algo que no sea la emoción de ver de que no caen en saco roto como los rescate #banksters que se atizan los mayores lodrones con la excusa que no roban y evaden a paraísos fiscales lo suficiente, como se demuestra por el hecho de que los 80.000.000.000 € que necesita #Greece para relanzar su economía están en Suiza a nombre de griegos. Si han llegao leyendo hasta aquí, tiempo es que sepan que el 1er. lector adaptador de éxito reconocido, pues a efectos contables tanto los que leen como los que lo ven por encima o salen rebotaos al hacer clic en el enlace yo los veo como 1 más en mis métricas, aunque por supuesto no es lo mismo y por eso me emociona tanto reconocerlos aunque solo sea como ingredientes en el plasma, se trata de Javier Olivares, director de Ministerio del Tiempo en TVE y no sé si otras piezas históricas o en qué grado, pues se trata de 1 personaje que se a venido a más en fechas recientes. Como favor con favor se paga, pues de la 1ª inspiración no tengo otra prueba que me lo contó él mismo, se trata de Paseando por el híper de 1995, sobre los refugees Bosnia de la 1ª oleada, cuya recepción en pueblos como el mío con luz, taquígrafos y periodistas locales, apenas cuento mis impresiones, en las rigurosas circunstancias actuales se considera modélica en relación a la caótica de Albania y Kosovo en la costa. Como ha llovido mucho, fueron los que se mostraos contrariaos porque aquí no hay playa y luego se abandonaron a los placeres del que en su momento fue el centro comercial más grande de Europa y el consumismo occidental. Pasa como ahora que en sus países hubo régimen comunista y la retranca es que si los veías de cerca, era la gente realmente pudiente de esos países. También conocí en persona al dueño del bar frente al puente de Mostar reconstruido. Se hacen campeonatos de saltos y siempre me fijo al fondo porque la ver anterior lo vi en 1 preciosa acuarela colgada en el aula de 1 colegio de Leganés entre la M-40, la carretera de Toledo y Parquesur. Y a continuación, la nevera llena como solo la puede tener alguien que compra en hiper al modo occidental. Por eso esta vez lanzo mis tentáculos, el propio Rovira, su agente o sus seguidores, yo también buscaré, sobre la pieza separada del monólogo de los picantes que sea su preferida o más actualizada (la que figura es la que más visitas tiene, pero eso también puede ser porque lleva colgada más tiempo) pal encabezamiento, y ya en plan facilón que es 1, además del spoiler en el que revelo que algunas cosas que dice se tienen que haber vivido, todavía me sé o me pasó 1 anterior que relaciona al más reconocido director escénico actual, me refiero a Olivares con la más famosa pieza del cómico del momento, me refiero a los picantes. Como el mundo es 1 pañuelo, si alguien pone en dura mis palabras les ruego revisen La linterna digital, de aplicación a función de #22m 2014, y verán de donde proceden las palabras:

- Lo importante es el criterio, puestas en boca de Rovira el las promos del programa de #humor. El monólo del picante como tal muestra o escenifica de manera genial, no me canso, 2 episodios que me ocurrieron en Vigo y alrededores en 2008 que fui forastero, y por tanto víctima propiciatoria de las apuestas con pimientos de Padrón en plan pierdepaga, donde se trata de aguantar el picor sin gesticular, como me lo han hecho varias veces, los que aguantarían 1 víbora viva dentro de la boca sin que se note, ese truco se basa en el silencio, no es que no les pique. Y por lo mismo, jamás en la vida apostaría con Latinos y menos mujeres como las que trabajé de teleoperador en lo que parecía el harén de los directivos, aunque a cambio de cobrar 1 poco más dinero que el resto, por lo menos entonces hacíamos guardias los findes. Por muy mala fama que nos dieran los envidiosos, puedo asegurar que alcohol ni gota aunque nos fabricaran las pruebas, entre otras razones porque era yo el que conducía mi coche a altas horas de la madrugada, hasta me dio por coleccionar las boquillas de los controles hasta que en alguno se lo tomaron y casi parecía la inquisición, pero pal caso lo más picante que hacíamos era que alguna se vestía y maquillaba de picos pardos y la salida y nos hacía pasarela entre los puestos en el que también a mí se me permitía opinar con los ojos saliéndome de las órbitas y sin articular palabra como los que están disimulando el picante en las apuestas.

breve historia de la Blogosfera

Mariló Montero siempre lleva la razón

Post thumbnail

Esa es la otra, el telepizza cerca del trabajo era 1 restaurante especializao en comida Argentina donde los nombres de las empanadas son por como cortan la carne y también por los picantes, es decir, lo que sería el modo poco picante, picante o muy picante. Como prueba de la confianza que llegamos a tener, pues todas eran maravillosas mujeres Latinas de Colombia, Perú, Chile, Bolivia, Ecuador, Venezuela, mucho más acostumbraos al picante desde niños, cuando ya habíamos picao lo suficiente al cocinero, pues lo traía siempre el mismo motorista y el pedido empezábamos a prepararlo en cuanto llegábamos, fue el día o la tarde que me atreví con el muy picante de la enchilada que prácticamen echaba fuego en la bandeja y se olía, vamos haciéndome el bruto se me había olvidao silenciar el aparato por el que entraban las llamadas de los clientes en mis minutos de descanso (cuando estábamos en confianza con los compañeros comíamos en el puesto, pero casi todo estaba prohibido y sabíamos que se grababa el audio) que me entró la llamada del cliente en plan si algo puede ir mal, es decir, cuando te están mirando como yo a la compañera que se vestía de gogó de discoteca cuando íbamos a salir. En mi vida real no era cuestión de apuestas si no del puesto de trabajo y ni siquiera sé cómo me las arreglé, pero no me despidieron de aquella. La vez anterior es otro episodio de la Movida de los años 80´s cuando Rovira ni siquiera había nacido, pero sí Olivares, licenciao en Historia como se aprecia en el tipo de piezas no menos magistrales que dirige con mano sabia, pero por entonces crítico de arte de los principales en ocasión en la que nos visitaba alguien no menos importante de Barcelona, al que agasajábamos de forma que fue el crítico de gastromía que eligió 1 restaurante de comida India que recuerdo estaba por Cuatro Caminos, y por supuesto que era el que salía en las guías con el nombre del cocinero y varias estrellas. En aquella ocasión el que salió estrellao fue el director de la publicación, que se jactaba de haber vivido de nino en Guatemala y por tanto ser inmune a los picantes como solo se puede ser al otro lao del charco. Por si a Rovira le vale y conoce alguno de esos, que pruebe a invitarlo en el sitio más exageraos que conozca, pues si interpreta el mismo monólogo en América, el gesto de inmune al picante es como si se estuviera guardando 1 minuto de silencio. Yo no podría interpretarlo, por disgracia me echaron del grupo de teatro de mi colegio y aunque pienso que fue porque se me notaba demasiao que iba tras los pasos de la actriz principal, igual que el profe, nunca superé el trauma y ya es demasiao tarde para iniciarme en tan tremenda disciplina artística, pero sí lo he visto hacer varias veces, y en la 1ª ocasión que digo de los años 80´s, en el más célebre restaurante de curry poco picante, picante o muy picante de Madrid, a mitad de la comida se nos apareció el chef de las guías a nuestro reservao de comensales importantes, entre ellos el crítico gastronómico de la publicación puntera para ver nuestras caras.

rescate de contraseñas

el juez Ruz destapa la caja B del PP

- ¿Y de picante qué tal? ¿El señor que ha pedido el muy picante? Yo había pedido el poco picante y no hubiera acabao el plato ni aunque la cena hubiera durao hasta hoy, pero el que había vivido el Guatemala se hizo el inmune de la manera que explico, aunque de forma muy educada, como solo algunos singulares mortales pueden hacerlo, es por lo que insisto en el silencio porque tuvo mucho cuidao de no abrir la boca que me imagino de dragón, pues comió delante del chef por si había alguna duda. Puco cara de preocupao como si le mentaran la madre, es decir el reto puro y duro, estiró la mano y se llevó el plato 1 rato. Luego recuerdo que se comió lo que quedaba y salimos del local indemnes, aunque ya en la puerta se retiró y fuimos los del poco picante que nos tomamos las copas de rigor en el agasajo. Por supuesto que se tuvo que ir a su casa, pero es que además se tiró el resto de la semana de baja y en cama. Solo con esta certidumbre puedo asegurar que soy capaz de comerme el plato picante siempre que me retan, tengo cierto aguante en el gesto salvo imponderables, pero aunque cuando trabajaba en las plantaciones de teleoperadores puedo asegurar que me pasaba el resto de la semana laboral renqueando y recuperándome poco a poco a base arroz hervido y sopas reparadoras. Por tanto, estamos ante el que probablemente sea el mejor monólogo de #humor, sin duda mi preferido en el que me alegra haber participao aunque solo sea llamando la atención sobre el tema.