eXp. @ACADEMIA15M

Previsualizar Visitar

oreja de Judas #seTas otoño
Previsualizar Visitar

los 5 avisos
Previsualizar Visitar

brumale bitácora invierno
Previsualizar Visitar

bar free @OccupyInferno
Previsualizar Visitar

- Soy 1 ojo, 1 ojo mecánico

Yo, la cámara, os muestro el mundo del único modo que puedo verlo. Libre delas fronteras del tiempo y el espacio, coordino cualesquiera a todos los puntos del universo allí donde quiera que esté. Mi camino lleva a la creación de una nueva percepción del mundo. Por eso explico dun modo nuevo un mundo desconocido pa vosotros, Dziga Vertov, director de cine y revolucionario soviético, 1923. Los objetos son objetivos, los sujetos somos subjetivos, las cámaras nos devuelven objetos de plástico o de papel que les hemos pedido subjetivamente, personalmente, y los analizamos o simplemente los vemos también subjetivamente, las imágenes nos acerca a lugarles lejanos, actualiza el pasado al presente y lo reconstruya a nuestra forma de pensarlo. ¿Podría un perro reconocer a su dueño en una imagen en color a tamaño natural? No por muchas razones, pero especialmente porque los animales sólo perciben las fotos como objetos de plástico o de papel sin diferencias con los demás, nunca como imágenes. Si aceptamos que para los humanos las fotografías son a la vez objetivas y subjetivas quizás sea ése el único punto de encuentro posible entre distintos puntos de vista, pero debemos tener en cuenta que el cerebro humano y su funcionamiento íntimamente asociado a los ojos. Cuando miramos un objeto la imagen es transportada de la retina al cerebro por el nervio óptico.
- La fotografía es otra imitación afortunada del mecanismo del ojo, Carlos Villasante, profesor de Bellas Artes.
- El nervio óptico es como un cable eléctrico de 1.000.000 filamentos que transportan mensajes al cerebro que producen una sensación visual, Departamento de Oftalmología del Instituto Dexeus de Barcelona, un líquido claro y transparente llamado humor acuoso fluye contínuamente en el interior del ojo. A la pregunta sin respuesta de si todos vemos lo mismo cuando miramos se puede responder afirmando que las cámaras sí ven lo mismo: ante las cámaras el mundo revelado por la luz se representa a sí mismo. El fotógrafo que maneja una cámara tiene a su disposición un abanico de posibilidades y accesorios más o menos ámplio según el modelo o modelos que utilice para tratar de plasmar lo más fielmente que le permita su pericia lo que está viendo en un pequeño pedazo de plástico transparente de 24 por 36 milímetros, el más utilizado, impregnado de sustancias que sufren alteraciones químicas por efecto de la luz. Las cámaras son objetos para uso personal, como un reloj, como unas gafas, como la ropa que nos viste, es decir, objetos asociados a un sujeto. Pueden ser usadas como espejos en los que tratamos de encontrar el lugar que nos corresponde en el mundo o ventanas a través de las que vemos el mundo que nos rodea. Las tomas fotográficas son prácticamente irrepetibles, tan irrepetibles como la combinación espaciotiempo en la que vamos sumergidos. El aquí y ahora del fotógrafo es prácticamente irremplazable y muy difícilmente repetible, aunque haya tantos y tantos plagios, pero una vez revelado el negativo o registro obtenido por procedimientos fotográficos y químicos se pueden obtener infinitas copias de la misma fotografía. Se puede fotografiar todo lo que se ve a simple vista y dependiendo de la habilidad del fotógrafo y de su paciencia, con una cámara se pueden ver más cosas y mejor que a simple vista y además registrarlas. El retrato de personas y grupos humanos es el género fotográfico por excelencia hasta el punto de que para muchas personas los retratos y las fotografías son la misma cosa. La naturaleza, desde las más lejana del Universo conocido, que es fotografiada con ayuda de telescopios y artefactos teledirigidos, hasta la más ínfima e invisible, los microorganismos que son fotografiados con ayuda de microscopios, y las construcciones, artefactos y artilugios creados por los humanos, entre ellos los fotográficos, son los únicos 3 temas o géneros de la fotografía. Los subgéneros son infinitos y lo real que se fotografía en un pequeño instante de luz puede ser tan cambiante como la vida misma. Lecturas: Leganés, 1 ciudad 1 historia, José Mª Paredes, 1995.
Llega la blogmanía, José Plana PC Actual enero 2004
Ahora se presenta, Miguel Ángel Aguilar nº 1 18 septiembre 2015.
Juan Antonio Llorente, Historia crítica de la #inquisition española, siglo XVIII.
Marvin Harris, Toras, cerdos, guerras & brujas: enigmas de la cultura, Alianza ed. en varias ediciones desde 1.980, título original: Cows, pigs, wars & witches: Riddles of culture, 1.974.
10 Estrategias de Manipulación Mediática Noam Chomsky.
Soledad Puértolas, Recuerdos de otra persona, Anagrama 1996.
Gisèle Freund, La fotografía como documento social, Gustavo Gili 1974.
Ernest Hemingway, Fiesta 1926, Muerte en la tarde, Por quién doblan las campanas.