sugiero que... total*Market #Anonops

Allium sativum Linnaeus ajo Allium sativum Linnaeus Será por ciervos Será por ciervos #EcceHomo Morales

dame veneno

En cierta ocasión me invitaron a cenar en 1 hindú (de la India de Asia) cerca de la glorieta 4 Caminos (de Madrid) especializao en picantes que también podría llamar curry pero sería incorrecto en parte porque el curry picante se da enla gastronomía de toa la zona, también en Tailandia y en Vietnam conla carne perro, por ejemplo, porlo quel camarero del restaurant hindú nos preguntó explícitamente al tomar nota del menú silo queríamos poco picante, picante o muy picante. Como me comí 1 realmente picante menú poco picante ni siquiera probé los platos que 1 delos comensales que había vivido unos años en América Central pidió pal centro la mesa, además delos suyos, que pidió muy picantes. Mediaos los platos se nos acercó el chef del restaurant pa preguntar qué nos estaba pareciendo, en especial alque pidió lo más picante, que respondió agradecido al interés del chef, como no podía ser menos, pero lo encontraba normal pa su gusto. Con cara de preocupación el chef pidió permiso pa llevarse algunos platos que al poco rato regresaron desde la cocina aparentemente iguales, ya digo que ni antes los había probao, aunque por suerte hubo 1 comensal en nuestra mesa que se obligó a cumplimentar el cumplido. El que había vivido en América Central de niño siguió comiendo, bebiendo y hablando con aparente normalidad, hasta salimos por nuestro pie sin más novedad que tomarnos la última en otro sitio antes despedirnos, de la que se excusó. Apenas alcanzamos a volver verlo semanas después, muy demacrao todavía pero orgulloso de haber perdido unos kilos a base de agua limón, arroz delicias y sólo levantándose de la cama pa ir al excusao enel que sin embargo pasó muchas horas viendo revistas y antídoto a escondidas. A fuerza de tiempo, dosis de voluntad pormi parte, paciencia que no tengo, pero sí han tenido conmigo, y sobre to que odio justificarme, he llegao a ser fontanero en muchos fregaos, aunque prefiero queme llamen jardinero. 1 fontanero ó 1 jardinero manitas, también llamaos personal de mantenimiento, es alguien disipao palo suyo, vamos, que parecemos desordenaos porque de normal lo tenemos to patas arriba. El estao de mis equipos informáticos y los de mis áreas de influencia esel de destripaos y cuando alguien quiere ver o que miremos algo suele creer que no están operativos porque ve el módem, la tarjeta de red o la gráfica colgando por fuera las torres, apenas prendidas de cables de colores que, eso sí, pueden cambiarse rápidamente de 1 equipo a otro, pues algunos delos periféricos y accesorios que manejo son por fortuna desos fabricantes que además de vendérnoslos asus afortunaos poseedores quieren además quenos sigan gustando después de compraos, que gracias pero no me puedo permitir tener 2 por razones de espacio. En toas las visitas presenciales que recibo, quien más quien menos siempre quieren queles calcule otras posibilidades, quizás esperando quelos equipos informáticos sin los silenciadores delas tapas revienten como amenanzan cuando rugen al aire y las veces que han podido (descubrí el antídoto), una vez oída mi solución, sólo me servía pa que me llevaran la contraria, aunque condujera al desastre que además también era por mi cuenta o a mi cargo. To cambia cuando en vez de soluciones o modos de funcionar o aunque sólo sea poner en función algo y probar a ver que pasa, planteas los problemas crudos y siendo generoso siembras dudas, momento en el que ves cómo se destruyen a sí mismos los que sólo se dedican a repicar en lo de los demás igual que se derrumban sus conspiraciones y psicomontajes a varias bandas. Es la codicia de los miserables, su existencia la que les levanta las capuchas, desenmascara a sus guionistas garbanceros y sus trapacerías al tiempo que les desentierra los cadáveres a los que siguen pegando puñaladas los mismos sicarios que se lo inventaron to. Leyendo el reportaje, report, dossier, informe, historia en los tiempos antiguos o caricatura sobre los graciosamente denominaos métodos de Aguirre y sus fieles se diría quel articulista Luis Gómez hace gran esfuerzo como el producido por el curry muy picante pa intentar dar cobertura de coherencia a lo que más parece improvisación, chapuza, desorden, mala educación, pésimo gusto y en general la desconexión que sienten los bebés al mirar sus manos, sus ojos, sus piernas como piezas separadas sin sospechar todavía que forman parte del mismo cuerpo. Coincidiendo conel juramento de Barak Obama como presidente delos United States de América proyectaron por la tele algunos documentales sobre la llegada el poder de su predecesor demócrata John F. Kennedy. En 1 explicaron su asesinato en Dallas como el acto aislao dun perturbao solitario que aspiraba a hacerse famoso con el magnicidio pa tratar de explicar después su confuso ideario en los inevitables procesos que se siguieran, de hecho dejó dinero y 1 carta de despedida a su mujer, pues esperaba ser detenido el mismo día que hizo los disparos desde la biblioteca pública en la que trabajaba. El asesinato posterior del asesino truncó sus explicaciones y sembró de misterios 1 acto ya de por sí imposible de entender. Hubo una pausa, probablemente publicitaria hasta que apareció el especialista de turno que se explayó sobre la necesidad colectiva del americano medio y en general los Hom@ sp? de creer en 1 especie de inteligencia superior o buscarla afanosamente, incluso cayendo en el ridículo con lo de los otros mundos y no dejarlo en una búsqueda de inteligencia a secas, algo así como necesitar contínuamente teorías de la conspiración, incluso criándolas y hasta alimentándolas pa aceptar o intentar asimilar cualquier suceso absurdo como lo es el de matar pa salir en la tele y obtener algún beneficio deso. Por los mismos derrotes se alumbran los misteriólogos que intentan demostrar la existencia real, histórica de Jesús de Nazareth que, si se mira bien ni es el problema ni la duda principal pero los personajes literarios y de culebrones, incluso los más lograos son planos, sin matices, acartonaos, como hechos de una pieza, sin desarrollo más allá de su leyenda urbana, coherentes de la mano de sus creadores mientras que las dudas, los problemas, la existencia e incluso los testimonios contradictorios sobre la vida real de Jesús de Nazareth no vienen sino a abundar en la existencia histórica del Hom@ sp? más mentao que, siendo tan pocas o ninguna las certidumbres a las que podemos engancharnos, incluso cuando nos las dan hechas, que también nos libran de paso o en parte de lo que pase, con lo que comulgamos sólo comulgamos si queremos ni por mucho veneno que nos pongan.
eXp. @ACADEMIA15M

oreja de Judas #seTas otoño
los 5 avisos
bar free @OccupyInferno

- España huele a ajo

Victoria Adams, líder delas Spice Girls, chicas picantes. Gracias guapa y que nos sigas viendo tan bien.
- Que la alimentación sea tu medicación, Hipócrates y tú escribe también sobre lo sano, escribe sobre lo bello, me sugieren airaos, pues toma Allium sativum Linnaeus, el amigo más sano que hemos tenido los Hom@ sp? que desde hace más de 5.000 años nos los vamos comiendo, llegaron a ser divinos enel antiguo Egipto, los delas montañas entre Rusia y Afganistán están enel origen dela relación saludable conlos Hom@ sp, desde donde se extendieron los cultivos a China, Mesopotamia y los países ribereños del Mediterráneo. Aunque se han identificado clones fértiles, los bajos porcentajes de germinación delas semillas hacen quel ajo se haya definido común apomíctico obligao, término que se refiere a su capacidad pa producir embriones sin fecundación. El ajo esel antibiótico dela naturaleza, las variedades que siembran los agricultores de Love Spain.
- España huele a ajo se propagan por medios vegetativos a través de dientes guardaos pal año entrante. España produce 265.000 toneladas por año delas quese exportan la mayor parte, aunque no sepan hacer gazpacho 155.000 toneladas van al extranjero. Compramos unas 25.000 toneladas paque nose diga en sitios enlos quelas acciones bélicas han destruido sus casas y por tanto, los negociantes de los transgénicos no han llegao asus campos, conlo quese fortalecen los cultivos que rinden y se prueban nuevos. El regadío produce más y malo es seguir reconociendo que alos ajos apenas dedicamos 40.000 hectáreas pero a principios del año 2000, ya dice el refrán quese recojan antes del 1 de enero, Córdoba y Granada en Andalucía y Albacete y Cuenca en Castilla La Mancha producían el 76 % del total estimao en 180.000 toneladas, sólo los cultivos agrícolas de regadío y menos de secano, que también es planta dura palas lluvias escasas. El mercao mundial del ajo se encuentra enel pueblo que tiene el término municipal más pequeño de España, Jamilena, Jaén, angostao entre Torre del Campo, Torredonjimeno, Martos y Los Villares, cuyos pobladores se fueron especializando enel cultivo de Allium sativum Linnaeus hasta quela demanda desbordó la producción ensu pequeño término municipal, loque les obligó a especializarse enla comercialización, llegando hasta los confines de China en busca dela apreciada liliacea. Allium sativum Linnaeus es bueno contra la hipertensión, coadyuvante enla prevención de accidentes vasculares, contra la arteriosclerosis, antiséptico intestinal y vermífugo, no previene los envenenamientos pero ayuda a curarlos. Se prohibió hablar de medicamentos y de cosas buenas pa la salud que tienen algunos vegetales, o sea dela planta apellidada sativa no, pero de Allium sativum se tiene que contar loque se sepa.
- España huele a ajo y en España el ajo es de interés nacional. Pues hala, el ajo disminuye la agregación plaquetaria y aumenta sensiblemente la actividad fibronolítica, por algo se ponen zarzas pa proteger los cultivos delos animales, que luego también les damos algunos paque crezcan fuertes y sanos. Previenen y llegao el caso atacan la hipertensión, por eso será quese vuelven tan enamoradizos los quese pasan conel gazpacho. Gracias asu actividad hipolipemiante e hipocolesterolemiante previene la arterosclerosis y los acidentes vasculares asociadas ala misma. Bueno pal corazón y también pala sangre, sele atribuyen efectos pendientes de precisar enel desarrollo de algunos cánceres como losde estómago, colon, recto, mama, próstata y faringe. Los ajos son bacteriostáticos, por supuesto antifúngicos, será contra los hongos malos porque conlos níscalos, Lactarius deliciosus, el delas lluvias de agosto que tanto gustan, las setas de cardo, Pleurotus eryngii, las pie azul, Lepista nuda delas que nose hagan mermeladas, pues friéndolas o cociéndolas mucho pegan conlo dulce y lo salao, con la seta de olmo, Lentinus edodes, seguro que me dejo alguna, con ajo abundante más que mejor, y por supuesto, un magnífico desinfectante natural enla parte de dentro del cuerpo, que en la de fuera no se ha probado por su mala fama y es que por mucho que nos empeñemos su exégetas los ajos no valen para hacer desodorantes. Sus excelentes propiedades cardiosaludables e intestinales se deben a sustancias de naturaleza azufrada enel ajo, la aliína y el ajoeno, delos que es importante prevenir su degradación porlos jugos digestivos.

Al ajimoroji y otras recetas

El ajimoroji, no se sabe si salsa o procedimiento de cocina o los 2 fue importado del Norte de África por los legionarios acuartelaos en Leganés desde 1939 hasta que trataron de impedir la toma de posesión del primer alcalde elegido democráticamente en décadas cortando los cables de los altavoces por los que iba a saludar a la población y provocando una algarada callejera silenciada durante lustros, como el envenamiento masivo de la población con aceite adulterao también en 1981 ó por ahí. El ajo, producto declarao de interés general no admite secretos ni inventos y si se trata de descubrir, como da trabajo cultivarlo, pelarlo y cocinarlo mejor que los descubridores se ocupen de las ruinas literarias y del pensamiento que debe haber pa tos, tiene que ser en el otro o los otros ingredientes del ajimoroji donde reside el misterio o secreto depositao por los legionarios en los bares y tascas aledaños al cuartel, foco de propagación inicial de la afamada receta o procedimiento. El procedimiento es un vistoso flambeado de la salsa poco antes de servir y recuerdo haberlo degustao en carne de conejo, cordero, choto, pollo y caracol siempre sabroso tonificante y altamente digestivo, lo mejor mojar el pan en la pringue que no se llega a enfriar. Se sospecha que al gozar los árabes de la rigurosa prohibición de consumir alcohol tampoco disponen del habitual vinagre de uva sino de otro tipo de vinagre pues como saben los aficionaos a revelar fotos en blanco y negro la acción de un ácido como el baño revelador se detiene en seco aplicando una base, llamado en fotografía baño de paro pues lo mismo el imprescindible vinagre pa los estómagos copiosamente alimentaos con carnes diversas pero sin secuelas. La receta de gazpacho que tanto gusta en Sevilla y Buenos Aires se llama también batido, zumo, sopa fría o técnica de cocina, a la variedad sin tomate ajoblanco, otra de las recetas ingeniosas en palabras de Manuel Vázquez Montalbán del interior de la península Ibérica que se distinguen por obtener excelentes resultados de los productos más humildes a base de esmerar la elaboración. Para el gazpacho echa 2 medidas de ajo ideales o medianos para llenar 1 cacerola que se pueda guardar en la nevera, un chorrito de aceite de oliva, agua y al final ten preparado hielo si hay que rebajarlo antes de servir, 1 tomate, enséñale el vinagre pero sin pasarte, opcional 1 huevo crudo sin cáscara antes de batir la clara, 1 pimiento si quieres, que nada va a cambiar su intenso sabor agrio ligeramente picante, miga de pan para espesar si te gusta, también se ha echado al gazpacho cebollas, pepinos, sandía, melón, fresas, cerezas, calabaza, mango, espinacas, berros, bogavante, lechuga, gambas, queso mozzarella... haz la crema con la batidora, no te pases con el agua, prueba la crema con el dedo y por supuesto remuévelo antes de servir. Otra receta con ajo típica de Buenos Aires es el chimichurri, salsa para la mejor carne de vaca mejor cortada, se hace con ajo, perejil, ají molido, orégano, aceite y vinagre, se machaca todo y se deja macerar no menos de 2 horas antes de servir en la mesa. A partir de 1492 fuimos Love Spain los que llevamos los ajos a América. Se sabe que el acento o la entonación de los americanos que hablan español se debe a la estancia previa al viaje que tenían que hacer en las islas Canarias, de las que señalo los ingredientes de sus afamadas croquetas: cebolla, ajo, nuez moscada, apio, atún, leche, maizena y pan rallado. Unas palabras para discutir o para señalar su defecto, que se ha señalado, pues estoy enamorado de Allium sativum Linnaeus por lo mucho que me ha ayudado desde niño y no se lo veo: el mal aliento. Vale, el aliento del ajo puede molestar, pero no para el que los ha comido o bebido pues de hecho el tema del aliento ajeno y propio deja de ser un problema. No te presentes a concursos de pedos ni de eructos porque pierdes fijo si disfrutas comiendo Allium sativum Linnaeus, ajos. Como se dice, el gusto es mío.

Cantando por el desierto

Los Yaghanes, tribu de Tierra de Fuego extinguida a finales del siglo XIX eran nómadas por naturaleza, aunque rara vez iban lejos. El etnógrafo padre Martín Gusinde escribió:
- Se parecen a nerviosas aves de paso que se sienten dichosas y gozan de paz interior sólo cuando están en movimiento, Bruce Chatwin, En la Patagonia, 1977. Un otoño le encargaron a unos fotógrafos de una revista de arquitectura un reportaje sobre el arroyo Culebro, un lugar también llamado Polvoranca por un poblado en ruinas del mismo nombre que hay por allí. Lo que no hay es tal arroyo serpenteante, sólo una estepa desértica en la que parecen navegar las grandes poblaciones de Alcorcón al Norte, Fuenlabrada al Sur, Leganés al Este y Móstoles al Oeste. Justamente por la mitad pasará la autopista de circunvalación M-50 y con el pretexto de revitalizar el arroyo están calculando las posibilidades macroeconómicas, o algo así, de estas tierras abandonadas. Como acercamiento visual al que fue escenario de aventuras infantiles, tardes de novillos y cacerías de lagartijas sigo recomendando el viaje en tren desde Atocha hasta Móstoles o Fuenlabrada, los 2 extremos del arco que describe la línea 5 de cercanías al Sur de Madrid. En los tramos a cielo abierto podía elegir el lugar apropiado para empezar su reportaje y desde ese momento conocería más que yo. Hacía más de diez años que no había vuelto por allí. No tenía ni fotos.
- No debe haber na. Antes había una pequeña laguna y una fuente, pero la gente lavaba los coches y todo eso ya desapareció.
Una calurosa tarde de octubre los fotógrafos fueron en tren a Fuenlabrada y desde allí, caminando, atravesaron el desierto en dirección al Noroeste hasta Alcorcón. Cuando me contaron este paseo otoñal me pareció una secuencia de película tipo Paco Martínez Soria en la que uno de la ciudad va a un pueblo o viceversa, como pretexto para el estúpido baile de boinas. ¡Joder, mira que atravesar andando semejante estepa! Pero pasaron 3 cosas que me hicieron cambiar de opinión y sentir, por así decirlo, la llamada del desierto. Apareció en un periódico un retrato del cantaor Chato de la Isla anunciando una actuación. El Chato, vecino de Fuenlabrada, pasa sus soleadas tardes de ocio paseando por Polvoranca colgado de un pequeño aparato de radio. Los fotógrafos se lo encontraron en la estepa y su imagen con el camino desértico al fondo captada por uno de ellos me ha parecido desde que la vi una refinada idea de ocio. Una avería técnica en el obturador de la cámara de uno de los fotógrafos produjo una veladura en algunos de sus negativos. El trabajo estaba resuelto, pero quería más tomas fotográficas para elegir a gusto. Decidió hacer una segunda visita y me pidió que le acompañara en coche. De mi primer encuentro con la estepa recuerdo los espejismos propios de las llanuras, aún en las más vacías, la cinta de Gipsy Kings que hacíamos sonar todo el rato y que no tuve la suerte de conocer al Chato, quien, dicho sea de paso, no es un excéntrico solitario. Por la estepa había ciclistas, corredores de fondo y caminantes yendo de un lado para otro en todo momento. Aceleré la lectura y me ventilé en un pis pas Los trazos de la canción, el relato del viaje de Bruce Chatwin al corazón desértico de Australia para estudiar la religión y el modo de vida de los aborígenes como ilustración a su hipótesis sobre el origen nómada de los primeros humanos sobre el planeta Tierra. Chatwin, un evolucionista contemporáneo, describe en este libro un paisaje de hace millones de años en el que tras una glaciación desapareció abruptamente la estepa arbórea que separaba la selva del desierto y los monos que se refugiaban de las fieras prehistóricas con dientes de sable (¿los dragones y otros monstruos de las leyendas heredadas de nuestros ancestros?) trepando a los árboles tuvieron que elegir un camino. Los que se irguieron para andar y se adentraron en el desierto cantando (¿origen del lenguaje?) para poner nombre a lo que les rodeaba y orientarse (el miembro del cuerpo que les evolucionó para luchar con ingenio contra las nuevas dificultades fue el cerebro) son probablemente nuestros más lejanos antepasados. Según la hipótesis de Chatwin, infinitamente más brillante que lo que pueda parecer en este somero repaso, ésta es la razón para que los de nuestra especie sólo encontremos sosiego y felicidad cuando estamos en movimiento. En los mapas, Madrid es una telaraña sobre cuyos hilos se asientan las concentraciones urbanas e industriales. El continuo hormigueo de los madrileños y nuestros aparatos por las vías y los medios de comunicación cada vez más y más complejos, empieza a parecerse demasiado a la inmovilidad y la incomunicación. No es ése el movimiento que produce sosiego y felicidad. Y esto a cambio de ruido, polución, malos olores a los que por fuerza de la costumbre somos insensibles y basura, sólida para el tacto y visual para los ojos; contaminación detallada para todos y cada uno de los sentidos que empieza a parecerse al monstruo selvático que echó al desierto a nuestros primeros antepasados. Una fría tarde de invierno, un Arco Iris sobre la línea del cielo de Madrid a la altura de la estepa del arroyo Butarque hizo las veces de sirena. Me apeé del tren en la estación de Zarzaquemada, un privilegiado balcón (por razones incomprensibles, en vez de un túnel levantaron una escombrera de unos cinco metros sobre el nivel del suelo para este tendido ferroviario) sobre la extensión infinita: las autopistas radiales de Extremadura y Toledo a los lados, la M-40 y el arroyo venido a cloaca de Butarque atravesándola transversalmente, asentamientos humanos en concentraciones de chabolas y caravanas, industrias ilegales, las tapias y los desperdicios del gran cementerio del Sur, carreteras, caminos, senderos, tendidos eléctricos, una hilera de siete árboles carbonizados... Cerca de la estación, al pie mismo de la estepa, un camión había dejado olvidada una montaña de escombros desde la que se podía fotografiar lo que se veía desde allí. Pero justamente al pie de la montañita, unos yonquis en faena me hicieron sentir su incomodidad por mi presencia y la de mi cámara. Además de los yonquis, las estepas pertenecen a los jubilados, los parados, los inmigrantes ilegales, los lisiados que aún pueden andar y otros especímenes marginados de nuestra sociedad. Los herrumbrosos ex-coches, sus manchas de aceite y de restos de detergentes utilizados para lavarlos, sus neumáticos y todos los excrementos que exige para su cuidado el rey de nuestra movilidad, demuestran a las claras la hipótesis de Chatwin: decididamente los humanos somos nómadas, unos nómadas bastante vagos y guarros, pero nómadas al fin y al cabo. Ahora mismo están llegando a las estepas los primeros ex-contestadores automáticos, ex-aparatos de TV en color y ex-ordenadores que hace apenas un lustro llegaron a nuestros domicilios como gran novedad. Por un momento pensé que éramos los humanos los que estábamos fabricando un desierto a nuestro gusto para caminar alegremente por todo el planeta Tierra, pero cuando me envolvió el miedo de la oscuridad supe que no éramos nosotros los que estábamos fabricando un desierto, que era el desierto el que venía hacia nosotros a toda velocidad para hacer dunas en nuestros corazones.

Cajas negras: del problema al síntoma | Conocer a Bioy | Abajo el régimen .~ UPDATE db! #26m 2016