eXp. @ACADEMIA15M
Previsualizar Visitar

oreja de Judas #seTas otoño
Previsualizar Visitar

los 5 avisos
Previsualizar Visitar

bar free @OccupyInferno
Previsualizar Visitar

mala baba española

Es por haber estudiao varios años, incluso lustros de lengua castellana, más conocida como español, y sobre todo el martirologio de sus escritores principales, que me creo que yo también soy 1 poco patriota a mi pesar, aunque espero que de otra manera que esos tapones sebosos que no llegan ni al atril en los mítines mientras vociferan con voz gangosa que da asco, pero que están muy orgullosos de que aceptemos sacrificarnos por ellos los que probablemente nos ciscamos en sus muertos con y sin chistes. Hasta ahí desde luego que no llego, me alegro de las desgracias de todos estos y hago todo lo posible por amargarles la existencia por mucho que lo disimulen. Es a lo que voy: no sé hasta qué punto conocer algo significa aceptarlo, pero lo mío es que apenas creo que me he rendido, de forma que no lucho contra ellos, pero cuando las cosas les ruedan mal creo que a mí me ruedan bien y es algo que me alegra. Por tanto ya tenemos 1 aproximación a la mala baba española desde el momento que soy capaz de alegrarme de las desgracias ajenas, especialmente de algunas. Este es el punto bizarro de mi patriotismo, del que creo que puedo exponer algunos ejemplos. Trabajando en la prensa basura de los constructores, recuerdo 1 baza que por estar de vacaciones la mayoría de los plumillas, como los llamamos, me acompañó a 1 reportaje el lameculos dilecto del editor constructor, me refiero a pelota arrastrao que no salía del despacho mientras los demás nos currábamos la calle, pero como hacíamos reuniones semanales, seguro que hablábamos de lo que hacían los otros reporteros que además eran de los que se nutrían el necio este que hacía refritos de noticias que oía por la radio y leía en los periódicos mientras que los curritos dábamos la nota distintiva por así decirlo, fotos propias y alguna que otra entrevista detallada. Estábamos en el incendio de 1 almacén de muebles al lao de 1 carretera pricipal.
- Esto es para cobrar el seguro, eh Luis Fer, llamaba por su apodo al corresponsal del periódico principal con el que yo me las había tenido tiesas en alguna otra ocasión, pues de la manera que fuera, las cosas reseñables que hacíamos, me refiero a las entrevistas y alguna foto destacada, pues iban a parar a los medios principales por el mismo procedimiento: se quedaban con la cosa pero jamás citaban la procedencia. Recuerdo que en la baza del almacén de muebles quemao también había policías además de bomberos, por lo que aquellas palabras de alguien que no conocían ni de cara, pues este imbécil jamás abandonaba el despacho, sonaron inapropiadas, pues así de 1 plumazo resolvía la investigación que a otros costaría dios y ayuda. El caso es que como había venido conmigo, hasta los policías, que me conocían por haberme visto otras veces con la cámara, me miraban recriminándome, pero fue el corresponsal del periódico principal que nunca me hablaba el que se atrevió a recriminarme en 1 aparte:
- ¿Y éste gilipollas de qué me conoce a mí? A lo que no pude menos que reírme, pues yo estaba acostumbrao aguantarme sus zafiedades en silencio, pero fue esa vez que jodió a ese engreído disputándole la voz cantante la que creo que fue la única cosa buena que le vi hacer en años. Es algo con lo que nunca he estao de acuerdo, pero al menos en la prensa local, cuando pasaba algo y estábamos juntos los testigos que teníamos que contarlo se llegaba a algo parecido a 1 acuerdo que no nos dejara mal a nadie, algo así como 1 consenso en el que se trataba de no dejar mal a nadie. Como unos éramos más chulos que otros, también teníamos nuestras rencillas, y también de modo indirecto. Solo a modo de ejemplo confesaré que en los encierros de toros de 1 pueblo en los que pegan a los fotógrafos, a mí me han llegao a poner guardaespaldas que además era el que le había zurrao al del periódico principal que iba haciéndose el listo, lo sé porque él me lo contó. Yo sabía la intrahistoria de aquella disputa, 1 noticia falsa según la cual 1 toro había cogido a 1 enfermo de SIDA AIDS y el encierro había continuao. La cosa era que en ese pueblo las ruedas de prensa del ayuntamiento se celebraban con el corresponsal ese en la puerta, pues no podía pisar ninguna dependencia municipal, pero siempre había 1 imbécil de los del consenso que le pasaba la nota de prensa y la información para que pudiera manipularla a su gusto.