eXp. @ACADEMIA15M

Previsualizar Visitar

oreja de Judas #seTas otoño
Previsualizar Visitar

los 5 avisos
Previsualizar Visitar

#lalista Soraya
Previsualizar Visitar

bar free @OccupyInferno
Previsualizar Visitar

pedos del Diablo
Previsualizar Visitar

Podemos_global
Previsualizar Visitar

SELECT_-*-_post
Previsualizar Visitar

la zancadilla de Petra
Previsualizar Visitar

la tentativa sí es delito

La fecha que falta o baila en el escándalo del Canal de Isabel II de Madrid, es decir, el momento exacto en el que los dirigentes del PP Carlos Floriano, Vera y Lapuerta tuvieron conocimiento de la cuenta en el Anglo Irish Bank de Suiza en la que Ignacio González cobraba sus mordidas, fue el 24 noviembre 2014 en su despacho en el Congreso de la Carrera de san Jerónimo, mas otra reunión en Génova (esta información también se registró ante notario, y el que la tenía, accionista y colaborador de Libertad digital, la debió mover por otros medios que desconozco, por lo que si no la han publicao como el Español razonando los motivos de la caída en desgracia política de González, al menos la tienen), y el contexto fue la elaboración de las listas a las municipales y autonómicas de mayo 2015, siendo la decisión que los 2, pues Gómez era alcalde de Leganés, fueron removidos de las respectivas listas. Estupefacto estoy yo cuando he sabido que los delitos en los que han pillao con las manos en la masa, como el desfalco del Canal de Isabel II y otras empresas públicas, pero también Pedro Antonio Sánchez, ex presidente de Murcia cuando ya tenía cerrao el acuerdo de las facturas falsas, 3.000 € al mes, con los mangutas de la Púnica, de lo que se jactaban en sus llamadas telefónicas con el mismo desparpajo que Marhuenda y el ejecutivo Edmundo Rodríguez Sobrino, también detenido, insultando gravemente, coacción y banda armada lo llaman, a Cristina Cifuentes, presidenta de la comunidad de Madrid, que merece la misma solidaridad que da cuando son los carcas reaccionarios de su partido como David Pérez, el alcalde de Alcorcón, los que insultan a otros, a veces grupos de población enteros. Pero a grandes rasgos, pues tampoco lo entiendo, era precisamente lo que argumentamos los que nos manifestamos contra la grabación indiscriminada de llamadas telefónica, que pese al riesgo que algunos actúen de parte, difemen, insulten, filtren, publiquen, de hecho es lo que abunda, realmente sirve para conocer como han sido las cosas, pero no tanto evitarlas. De ahí a saber que con estos dirigentes, tanto la policía como la guardia civil y los jueces realmente se la juegan cuando se está cometiendo el delito delante de sus narices, y tengan que esperar a que los catedráticos de derecho constitucional, capos del periodismo y justicieros diversos no les monten campañas de desprestigio e incluso insultos como los que se profieren en las grabaciones a las autoridades.