los 3 avisos

Previsualizar Visitar

bar free @OccupyInferno
Previsualizar Visitar

oreja de Judas #seTas otoño
Previsualizar Visitar

caras, paisajes, naturalezas muertas y signos

Abrimos los ojos y vemos caras, paisajes, naturaleza muertas & signos, del latín signum, objetos, fenómenos o acciones materiales que por naturaleza o convención representan o sustituyen a otros; también son indicios, señales de algo o figuras que se emplean en la escritura y en la imprenta, hado, sino y en matemáticas señal o figura que se usa en los cálculos pa indicar la naturaleza de las cantidades y las operaciones que se han de ejecutar con ellas. Para que exista algo tiene que verbalizarse, lo dijo García Márquez y con otras palabras (y en otra lengua) Bruce Chatwin empeñao en buscar por los rincones perdidos del planeta evidencias históricas de la existencia real de los monstruos de los cuentos, las sirenas de las leyendas y hasta los genios de las lámparas que se frotan, vale pero ¿cómo? La lengua que nos encontramos cuando nacemos es un complicado sistema de normas de relación del tipo se puede | no se puede entre un conjunto limitado de elementos, incluso se diría que económico o ahorrativo si no se cruzaran ideas que no vienen a cuento como que el conjunto de mensajes resultante de combinarlos sí puede ser infinito como pocas cosas pueden concebirse. Lo que se habla es un acto, otra vez el lenguaje, nuestra facultad más característica como especie & familia en la Tierra, ca 1 delas 6000 lenguas naturales estimadas sigue siendo un conjunto de elementos que se combinan o no de acuerdo a otro conjunto de reglas aceptadas por cada comunidad de hablantes que hacen realizaciones concretas o actos de habla. El signo lingüístico esla unidad mínima de la oración, constituido por un significante y un significao. Los elementos funcionan en una oración como una unidad. El elemento se denomina nominal, adjetival o verbal cuando su núcleo respectivo es un nombre, un adjetivo o un verbo, y preposicional cuando es un sintagma nominal inserto mediante una preposición. El estudio de los signos y de sus combinaciones es el dominio que se asigna a la gramática. El signo es arbitrario, diferencial, funciona en el marco de un sistema de valores y está constituido por una relación parecida a la de las 2 caras de una hoja de papel entre sustancia fónica e idea, lado material y lado conceptual, imagen acústica e imagen mental. Es también lineal, pues el enunciado se desarrolla siguiendo la línea del tiempo, por tanto 2 unidades de la lengua no pueden encontrarse en el mismo punto de la cadena hablada, en consecuencia valen por su contraste en la cadena y su posición es siempre distintiva. La lingüística o estudio científico del lenguaje, es la investigación a través de observaciones controladas, empíricamente verificables y con referencia a alguna teoría general sobre la estructura del lenguaje, la facultad común que nos es familiar desde la infancia de un modo práctico e irreflexivo, el sistema de signos del que nos servimos para expresar nuestros pensamientos. El signo natural es el que nos hace venir el conocimiento de algo por la analogía o dependencia que tiene con ello. El hecho de que la mayor parte de las comunicaciones de signos se realice en forma de señal, porque se hacen informáticamente, puede cambiar el planteamiento, en inteligencia artificial, lo que para un interpretador humano es un signo, para una máquina es una señal. Otros signos son los iconos (mapa), imágenes (dibujo, pintura, fotografía), diagramas o gráficos, metáforas, signo naturales (índice o indicio), signos artificiales, señales, símbolos. Las imágenes como signos reversibles, pues por un lado son una categoría ínfima y superficial del refinado signo pero a su vez los signos escritos son imágenes dotadas de significado se han instalado en nuestro oxígeno cotidiano de manera tan poderosa como se instaló la imprenta hace más de 500 años y de la imprenta el poder de la propaganda que viene de propagación.

Jesús Cacho y Casimiro García Abadillo, La ESTAFA Ibercorp y el fin de 1 era, 1992.
Marvin Harris, Toras, cerdos, guerras & brujas: enigmas de la cultura, Alianza ed. en varias ediciones desde 1980, título original: Cows, pigs, wars & witches: Riddles of culture, 1974.