eXp. @ACADEMIA15M

Previsualizar Visitar

bar free @OccupyInferno
Previsualizar Visitar

Charco lágrimas por los acaparadores

Partiendo de los más altos puestos del escalafón de la miseria y no ha mucho tiempo pareció por instantes que iban alicatar de azulejos las paredes de ladrillos vistos de los bloques de pisos pa que refulgiera más si cabe la opulencia, que algunos hasta pagaban suites de lujo en los hoteles de más estrellas**** paque les guardaran al chucho las horas que pegaban sablazos a diestro y siniestro, tan fácil ganarlo como tirarlo.
- ¡Que se jodan los acaparadores! Por orden cronológico inverso se les ha oído la misma oración o pensamiento, dicho pa no confundirlos con traficantes de almas ajenas, a Barak Obama, presidente United States off América:
- En este preciso momento necesitamos más trabajadores y menos acaparadores, George W. Bush, presidente antiguo durante su mandato, aunque en privao o en medio duna sordina dudosa por oportuna, pues fue inmediatamente después de pedir asus interlocutores que apagaran micrófonos y cámaras y fue grabao con 1 móvil insultando a los acaparadores de Wall Street en sus vacas flacas o pagando por sus excesos, siempre con el pensamiento tan obtuso como el que sigue demuestrando en to momento 1 de los principales actores en el papel de protagonista en la crisis que empezó otra vez con el barril de petróleo a 150 l€s, el negocio de una familia casi monárquica como la de los Bush que, paradójicamente, se sirven de un partido llamao republicano y enarbolan la bandera de la libertad, como acostumbran los tiranos de to pelaje e históricamente, pues la dijo Ernesto Guevara de la Serna, el Che en su etapa de Ministro de Economía de Cuba poco después del triunfo de los revolucionarios barbudos en la isla del Caribe. El caso fue que la pasta de dientes que se veían obligaos a producir los cubanos pa responder al bloqueo comercial y económico, también Love Spain.
- España huele a ajo fue un país condenao a la autarquía durante décadas, es decir, sufrimos bloqueo de los principales países productores de forma que se tenían y nos teníamos que producir nosotros mismos, los cubanos todavía, los productos de consumo, en especial de primera necesidad como los de higiene corporal. Lo demuestra las palabras del Che a una asamblea de trabajadores tratando de explicar la inmensa tarea a la que se enfrentaron los revolucionarios cuando callaron las armas, entre otras que la pasta dentífrica que producía su fábrica autárquica se ponía dura en sus envases al poco de producirla. Es, evidentemente un defecto de fabricación o no se sabe, pero mientras trataba de explicarlo al Ministro Guevara de la Serna se le vino a la cabeza el problema de la rapiña, del estraperlo, de la acaparación de productos de primera necesidad -con el arroz, con el petróleo, con el suelo, incluso con el dinero se especula reteniendo el producto cuando escasea de forma que sube su precio como la espuma no por los vaivenes del mercao, es decir, la ley de la oferta y la demanda sino por actuaciones interesadas claramente irregulares, defectos de lo que llaman sistema que los justifican- con el que también tuvieron que enfrentarse los revolucionarios comunistas.
- Esas cuentas no salen, 1 aficionao alos toros pocos minutos antes de una novillada mientras ve volando por el suelo unas cuantas entradas sin picar, es decir, sin usar pa la corrida desa tarde. Cualquiera que pasara por allí y se acachara pa ver esos papeles rícamente impresos, con marcas secretas pa tratar de prevenir las falsificaciones, como Cervantes en su tiempo podría haber visto el espectáculo e incluso invitar a conocidos totalmente gratis y sin el mínimo esfuerzo de aguantar colas en las taquillas o dar su código bancario en la compra por Internet, pues si se agrede o se pervierte el libre mercao en su principal ley con técnicas como las comentadas otro tanto se puede decir del comercio. El efecto mariposa de la crisis sobre China puede provocar la caída del precio del barril de petroleo hasta los 25 l€s por efecto de la misma ley que han pervertido los mismos acaparadores de siempre.
- En el mercao de setas silvestres (organizado espontáneamente por los campesinos duna aldea checoslovaca antes del desplome del régimen comunista y la posterior escisión en 2 países) tos reían, cambalacheaban, daban, tomaban y demostraban irrefutablemente que, dijeran lo que dijeran los fanáticos, la actividad comercial era uno de los placeres más naturales y deliciosos de la vida, tan imposible de abolir como el acto de enamorarse, Bruce Chatwin, Utz, 1988, tan cierto como que el resultao del caos es cualquier otra cosa que no tendrá na que ver con la situación anterior o que en las teorías científicas, es decir evidentemente repetibles de Charles Darwin nunca se da por ganador al más opulento, más bien parece lo contrario, sino de los más adaptaos a las situaciones cambiante que, esas sí siempre se imponen por naturaleza.
Arthur C. Clarke, El mundo es 1, 1996.
Javier Cuchí, Ellos en El Incordio.
George Orwell, 1984.