eXp. @ACADEMIA15M
Previsualizar Visitar

oreja de Judas #seTas otoño
Previsualizar Visitar

los 5 avisos
Previsualizar Visitar

bar free @OccupyInferno
Previsualizar Visitar

lluvia dorada

El mito o leyenda urbana original de la lluvia dorada nos orienta al extremo N del planeta Tierra en rápido zoom a un paisaje | landscape de abedules, Betula pendula próximo a la nieve todavía accesible a la luz tenue de la larga oscuridad invernal que se anuncia el pastor vigila su rebaño de renos hasta que 1 se zapa 1 apetitosa Amanita muscaria (L. ex Fr.) Hooker, matamoscas congelada por el frío entre las últimas yerbas del otoño. El pastor tiene que conducir cuidadosamente al reno hasta verlo mear sobre la nieve fresca que recogerá primorosamente en un recipiente de lluvia dorada. El jarro de agua fria es saber que la Amanita muscaria (L. ex Fr.) Hooker, matamoscas que crece entre los abedules y soporta las rigorosas temperaturas de las nieves perpétuas es diferente a la de los pinares arenosos. Su supuesta toxicidad, tan discutida como sus efectos enteógenos desaparece en segunda digestión, algo parecido a los huesos de cerezas, Prunus avium que deben ser digeridos por los animales entre sus excrementos si se quiere que crezcan al plantarlos de forma que la persona o animal que se come la matamoscas asume ciertos riesgos pa su salud, no necesariamente fatales excepto por exceso o por complicación con otra u otras dolencias a cambio de nulos o improbables efectos lúdicos mientras que su meada ha perdido toda la toxicidad pero ha ganado poderosos efectos embriagantes parecidos al alcohol pa pasar el brumale | inverno, tanto mejor si el estómago nodriza es el de 1 reno.
algunas Lepiota son muy tóxicas
En algunos lugares micófilos no se comen algunas especies de #seTas muy apreciadas en otros lugares por su extraordinario parecido con otras parecidas que sí son tóxicas. Está empezando a pasar algo parecido con los medios de comunicación incluyendo prácticamente todos, vamos que en 1 momento dao cualquiera de ellos, hasta este blog, tienen tal cantidad de detractores que en vez de hacerse el propio tratan de empoderarse de los ajenos, a veces de modo inquisitorial y censor, solo pa tapar la boca con insidias más tóxicas todavía que la imaginación de quienes las atribuyen pueda haber concebido nunca. Es difícil hacer pasar por economista al sujeto que recomendó y avaló a Fran Nicolás en sus andanzas y timos con esa firma tan rimbobante de parte del ministerio autodenominao de competencia, como la que se ve. Más preocupante los que siguen creyendo a piés juntillas a los que llevan #elperro a sus despachos o compran por millonadas que equivalen al presupuesto anual de varias empresas medianas y pequeñas cuadros de artistas de Argentina o Costa Rica.
- Tú dales ideas, me amonestaba mi madre desde pequeño cuando me subía en sillas y hacía monerías delante de mis hermanas, todavía más pequeñas que yo, y ya muy mayor, hospitalizao en la sala de espera o pasillo de 1 hospital casi podía contar con los dedos los impulsos de echarse la mano al bolsillo y fumarse 1 cigarrito debajo del cartel:
- Prohibido fumar. Luego empezaron las nominaciones, aunque antes pusieron cámaras delante los carteles, aunque también estaban prohibidas las grabaciones de imágenes con cámara oculta, aunque no de sonido, como explican ca vez que se cumple el aniversario de la muerte de Paquirri en la España profunda, de las que están prohibidas, como casi to, desde que entra en la enfermería o lo que fuera de la plaza de Pozoblanco, pero oímos la última conversación del Torer# en la que se oye perfectamente que describe y da instrucciones al médico y la asistencia que tuviera en su cogida mortal.
- Más Torer@ han muerto en la carretera que en la arena, como el del ejemplo, a lo que añadiría cantantes y artistas pop si su profesión no hubiera empezao a estar considerada de riesgo en fechas recientes por inducir al pánico incluso a sus mejores intérpretes. A lo mejor la gente era más dura antes, digo de cabeza pa dar pábulo a ciertas cosas, o a lo mejor no se sabían, o no llegaban, pues que a mí no me digan que las más grandes estupideces como quemar 1 cigarrillo en la cabeza de los bebé pa que dejaran de llorar, no se han producido en los medios de comunicación viejunos. Vale, no había otros, que además también estarían prohibidos y no como ahora, pisoteaos por tremenda avalancha de mierda como si se hubieran escondido las anteriores que han trascendido con las que no en las nubes del cielo.