| Las orejas de Judas | Baba de caracoles | Colores de sastre | brumale
Graciela Galan Rua das Escolas Gerais, Lisboa

Rabo de nube

Que se sepa, las páginas y sitios web hechas en algo parecido a AJAX, Asynchronous JavaScript XML, técnica de programación que maneja con 1 conjunto de lenguajes principales las bases datos relacionales desde las que salen y se disponen en los navegadores los archivos y objetos, sigue siendo lo más seguro que se conoce, Gmail y flickr son algunas web que renuevan en ca solicitud del navegador solo los elementos que se han actualizao desde la visita anterior y de manera todavía no percibida le dan valor a ése gesto o acto de actualizar la información. Desde fechas recientes también parece ser lo único que funciona. Tal como se hacen las páginas web son algo parecido a los anuncios que se pasan por Tv 1 y otra vez y creo que así se ven por parte de los visitantes a los que merece la atención. Como también he probao YouTube pienso que es más práctico buscar las grabaciones más impactantes entre las mías y luego ir rellenando poco a poco la información que andar montando películas puesto que así se va a ver los pocos segundos que se lo merezcan, aunque no se aprecie todavía la ventaja de que también se queda ahí pa cuando se vuelva a solicitar y además se pueden introducir mejoras. Es como seguir el hilillo o rastro que va dejando, algo que aunque parezca poco a los acostumbraos a otras técnicas, de momento puede tener recorrido y lo suyo no. Cualquier persona que no tenga na en particular que ocultar, ni malas intenciones, que afortunadamente somos la inmensa mayoría, no debemos privarnos de hacer o decir lo que nos apetezca, en especial en momentos que la conversación parece haberse convertido en el gran pasatiempos, en parte por las todavía llamadas nuevas tecnologías que lo han hecho posible. La sobredosis de mensajes ha producido tal saturación que casi es mejor dejarlos pasar, por más que los detractores del procedimiento se fijen solo en los más lúgubres, que además recuperan y actualizan en su afán recriminador, pero también hay otros mensajes de belleza sobrecogedora, de los que no dejan pegar ojo. Los aficionaos a los toros lo llaman pellizco, a mí me picó el #12f 2011 en la #opGoya contra la #leySinde, cuando conocí los preparativos de #Anonymous y me puse a ayudarles a mover las imágenes que captaban con sus móviles y lanzaban a @twitter los activistas, que nos parecieron muchos entonces, aunque con los que hemos sido después, casi mejor me reservo el dato; y en la 2º oleada las noticias que aparecieron del suceso, también transmití información al instante sobre lo que estaba pasando y en general lo que me parecía las 4 horas que duró la aventura, pues exceptuando el momento que me levanté del teclao emocionao y me tuve que salir 1 rato a tomar el aire, to lo demás había sido algo realmente nuevo y diferente. Habían aparecido algunas informaciones sobre las revueltas de Túnez contra los Ben Alí y la de Egipto contra Mubarak, a lo que si acaso añadimos el componente divulgativo de la acción, pues lo nuestro se hizo bien a la vista, 1 protesta sonada. Pasaron los meses creo que sin otra particularidad que muchísimos nos habíamos quedao nota, como se dice, de lo mismo que he explicao hasta #15m que a mí me pilló a traspiés, apoyando 1 candidatura minoritaria pero aún así desde el #18m y luego sin parar durante meses en lucha, pues #Revolution es lo que está pasando, lo que estamos haciendo. Escribo estas líneas, como dicen los pedantes, en 1 día que hemos decidido silenciarnos, #18e 2012 contra #censorship #inquisition, en eso sin novedad desde 1232 que se instauró esa peste zafia y cutre, en cualquier caso antes 2007 que se dio a conocer @twitter, sobre apuntes que tomé del magazin en el que se anunciaba la web 2.0, la inteligencia artificial con la que podríamos hacer cosas y no solo anunciarlas, que no era poco, pero no fue hasta #12f 2011 que lo anterior quedó anticuao, y no tanto por el proceso como por el resultao. Si están ahí todavía los restos es porque alguna vez me he visto participando en ataques sonaos desde HTML antiguos que pasaban desapercibidos sin otro contratiempo que observar lo mucho que tardaba en recargar la página en el navegador mientras otras web mucho más caras y presuntamente invulnerables, se estaban hundiendo miserablemente con solo mandar mirarlas. No comparto la preocupación por medidas que puedan tomarse pa proteger relatos de algunos que se levantan por la mañana con la única preocupación de ver cómo y donde han cagao sus mascotas y lo mucho que les siguen gustando sus colecciones de juguetes y cromos que tenían de niños, sobre lo que escriben novelas y trataos sesudos con los que se atizan premios y subvenciones, de la misma forma que tampoco entiendo el gusto que puede granjear ir a fijarse solo en lo que molesta, incordia, indigna mientras se le da algo parecido a marchamo de indiferencia, invisibilidad a lo correcto mientras pueda seguir defendiendo lo mío por poco que les parezca a los que mandan.
Enlaces: #opfariseo en La Vanguardia, El Mundo y aciprensa el 18/08/2011.
Cortina de humo, comunicao de #Anonymous, 13/06/2011.

We do not forgive NO OLVIDAMOS espejo oscuro

En acertadas palabras de Carlos Villasante el mecanismo pa registrar la imagen lo es a imitación afortunada del ojo. Cuando los informáticos hablan de inteligencia y artificial o lenguajes y programación es como si quisieran decir algo parecido a la compleja relación de la imagen con el ojo y el cerebro, decididamente 1 con 2 terminales, igual que pasa con lo púramente auditivo, nuestro particular stereo que cuando se van ordenanando o reuniendo de manera casi instantánea los sonidos (en el lenguaje entendido como facultad del habla, lo que nos distingue en la naturaleza, si es que nos distingue algo, se llama imagen acústica a la reconstrucción mental de los sonidos) se hace siguiendo 1 guión que sólo se podría volver a recomponer escribiéndolo o contándolo, incluso aunque se filme, tiene que haber siempre algo parecido a 1 proceso. 1 recuerdo es 1 patrón de conexiones entre neuronas almacenao en el cerebro, entre 1.300 y 1.400 gramos de materia replegada en el que residen unas 100.000.000.000 neuronas, ca 1 de las cuales puede establecer entre 5.000 y 10.000 conexiones con las otras, algo parecido a los enlaces de Internet, lo que se demuestra porque memorizamos antes palabras parecidas a las que conocemos e incluso a la noción de System, con la diferencia que ca sensación que recordamos, ca idea que concebimos altera las conexiones en las redes de la memoria, nuestro oráculo particular. Se acaba de descubrir otro mecanismo pa rellenar espacios huecos en los recuerdos que en ocasiones nos puede llevar a creer falsedades, incluso contra nosotros mismos, pero algo como memoria y colectiva es rigurosamente imposible ni por mucho empeño que pongan sus beneficiarios del engendro y no sólo porque ca cerebro y sus productos que llamamos pensamientos se definan precísamente por su impenetrabilidad más o menos refinada según el carácter de ca usuario. Querer obligar a comulgar con algo parecido, como cuando parece que llaman a filas en su bando es vano empeño, pues la sustancia de ca elemento cambia constantemente, incluso cuando dormimos, y apenas se capta un ínfimo porcentaje de lo vivido a través de los sentidos, menos incluso que las cámaras registradoras, como se demuestra que hay que pasar y repasar varias veces la misma imagen previamente grabada y en lo posible, contrastar la información y tratar de medir su impacto (por ejemplo la repetición machacona de los spot publicitarios), cuando se intenta de mostrar o imponer algo de aquella manera.
- Las enemistades ocultas y silenciosas son peores que las abiertas y declaradas, Cicerón. Entre las más curiosas manifestaciones de la memoria están los respingos que nos propinan lo que nos evoca muestras de la siempre inevitable estupidez propia, testigos mudos de nuestras meteduras de pata que a lo mejor ni nos recuerdan y menos algo que ni siquiera les pasó a ellos o pagaron sus efectos; lo que nos molesta tan hondo puede estar perfectamente empaquetao entre el 90 % de lo que pasó desapercibido cuando ocurrió, por lo que no deja de sorprender la inquina íntima que nos despierta la sola presencia de quien nos lo evoca, como si nos obligaran u obligásemos a los otros a tratar de dar sentido al impulso lúgubre que nos abocó al absurdo, incluso en su función de testigos accidentales. No solo no puede ser nunca colectiva la memoria sino que además suele ser asimétrica caso de tener alguna relación entre las diferentes unidades, provoca reacciones difícilmente medibles. Aunque como signos meramente imitativos la imagen está desprestigiada frente a la sofisticación de los signos simbólicos como los lingüísticos hay algo parecido a una graduación según la imagen que se trate y pasa lo mismo con los recuerdos, no importa que sean tragedias, agravios, afrentas humillaciones y expulsiones, que muchas veces nos gustaría olvidar con la misma facilidad que olvidamos nombres, horas, lugares y citas que luego resultan ser cruciales en nuestros destinos. Según Michael Anderson, investigador de la memoria en la Universidad de Oregón, pasamos más de 1 mes al año tratando de compensar los problemas causados por los olvidos, a veces años enteros. Se sabe que las neuronas se comunican entre ellas a través de los llamaos axones, fibras nerviosas que conectan ca neurona con el resto del System entero, otra vez elementos y reglas de relación aún por descubrir, pero no controlamos cómo se desempolvan los patrones de conexiones entre neuronas que son los recuerdos, algo decidídamente inmotivado, otra vez fuera de control y menos aún si se mira 1 colectivo incluso con reglas de afinidad interna fírmemente establecidas. La justificación del System nervioso entero, desde los órganos sensoriales que recogen información hasta el cogollo de neuronas que las interpreta es desarrollar la sensación de lo que está pasando en el presente, también llamao hacerse una composición de lugar, y de lo que puede suceder en el futuro pa reaccionar de manera apropiada. En palabras de John Holland, ingeniero de la Universidad de Michigan que desarrolló los llamaos algoritmos genéticos:
- La esencia de la ventaja competitiva, tanto en el juego como en el trabajo o las relaciones personales se basa en el descubrimiento y ejecución de jugadas en el escenario simulao del cerebro, lo mismo que recomendaban los psiquiatras a los jugadores a su cargo ante los choques deportivos, es decir, tratar de anticiparlos como 1 película en sus respectivos cerebros en vez de buscar paños pa justificar la derrota, también previsible. El ingenio hecho a medias de inteligencia o acto de entender y sensibilidad o acto de sentir es la facultad que descubre relaciones secretas entre objetos y ideas, y acierta en la forma de expresarlo cuando se precisa. El ingenio, que se manifiesta eminentemente en palabras, su forma más elevada pero no única, descubre pero sobre to combina y al final revela.
- Las palabras son el esqueleto de las cosas, por eso duran más, greguería de Ramón Gómez de la Serna. Bandolero por ejemplo viene del bando o banda que se colgaba en los senderos y lugares concurridos con los retrato robot, por entonces legales, de los más buscaos y la recompensa ofrecida. Oraciones, palabras y sílabas son los elementos de la lengua más difíciles de definir con sílabas que componen palabras y palabras que componen oraciones con sentido, que es donde está el quid de la definición. Supongo que pasará algo parecido con las ideas en la filosofía pero en principio y en general no se trataría de tener muchas sino la buena cuando toca. Las ideas son palabras, pensamos con el lenguaje, nuestra facultad distintiva, la que nos emancipa de los otros animales, si es que hay algo capaz de emanciparnos. Nuestros cerebros son por tanto bolas mágicas de predicción y pa funcionar necesitan tener ordenao el caos de los recuerdos, como 1 jerarquía que se parece a la graduación de las imágenes como signos, pero siempre según la imagen, que puede valer desde más de 1.000 palabras a ninguna.
Bibliografía: Joshua Foer, "La memoria, por qué recordamos, por qué olvidamos", National Geographic, octubre 2008.

Agoreros de la comunicación

Conozco a alguien que predice el fin de la energía porque al producirla, que otros lo llaman ordenarla, se gasta más de lo que se produce, ya se sabe que cuesta más producir 1 watio de electricidad que gastarlo. Y si se quema, se gasta, se va perdiendo el final está claro: Cánticos de la lejana Tierra de Arthur C. Clarke, 1986 que como estoy de mudanza, otra #STOPdesahucios que estreno antes de colgar el se vende porque con las #STOPdesahucios se va perdiendo pero menos, igual que tarde o temprano tendrán que mudarse de planeta los que nos seguirán, al menos el consuelo de que va pa largo eso de tener que pirárselas del planeta por haber agotado la energía en producirla u ordenarla pa quemarla, se disculpa de paso cansino por el peso de tanto libro de oposiciones fracasás la falta de bibliografía por la mudanza, pero donde sigue se trata de El mundo es uno, esta vez un reportaje del sin embargo novelista de ciencia ficción Clarke, 1992 desde la instalación del telégrafo a través del Océano Atlántico desde 1858 hasta los satélites geoestacionarios que descubrió el propio Clarke al final de su participación como telegrafista en la Segunda Guerra Mundial, lo cuenta en "Cómo perdí 1.000.000.000 $" que pudieron empezar a ponerse en órbita en los años 60´s del siglo XX. La órbita geoestacionaria, en su momento tan difícil de calcular como el índice de masa corporal 18 % en edades en pleno crecimiento es la que ancla por efecto de la gravedad del planeta los satélites en órbita en el punto equidistante de forma que acompañan por encima el giro del territorio en el que interesa tenerlos, simplemente se sacan de la atmósfera con un cohete potente y luego se situan en la órbita que se precisan tener, a 42.000 kilómetros por encima de las cabezas de las y los espectadores informaos al instante de cuanto interesa a los putos amos del momento. La propia palabra geoestacionario lo dice, aparcamiento en la Tierra, pero por encima que ahí también exiliábamos a algunos presentadores socráticos, actores protagonistas, actrices no, a ninguna y deportistas de selección con poca o ninguna garra en la competición de una buena patada en el trasero, buena de verdad tenías que ser, lástima que también sea un espacio saturado como los temas franquistas en las televisiones, que de un tiempo a esta parte es más difícil conseguir que no se choquen o se dañen con los tornillos sueltos los geoestacionados que ponerlos en la órbita descubierta por Clarke en 1945 para lo que llamó "Relés extraterrestres". Lean a Clarke, es un genio como pocos, si no fuera tan rematadamente bueno ya le habrían dado más premios que el ayuntamiento de Madrid al Samur. La comunicación es el acto que compartimos con las abejas, Apis mellifica, los primeros animales domesticados por los Homo sapiens, nuestra dulce relación se pierde en el origen de los tiempos, los cuervos y otras aves, los gibones, especie de monos, que sepamos también se comunican. Como no podía ser menos los Homo sapiens pensamos que nuestra comunicación es la mejor y más elaborada y más aún que podría serlo, pues entre otras cosas nos permite reflexionar sobre el propio acto de la comunicación y tratar de describirlo e incluso hasta lo conseguen algunos. A diferencia de la energía que se agota, la comunicación se reproduce igual que esos padres, abuelos, hijos, tíos, sobrinos, nietos entre sí pero todos cantantes o toreros que presumen de no tener estudios y de no haber necesitao estudiar para haber llegado a ser lo que son. Algunos van más allá y declaran no haber leído nunca ni 1 libro, lo más de lo más, bueno, lo menos de lo menos. Y triunfan, claro, cuentan chistes para consuelo de tantos los más espabilaos o dan grititos y saltitos infantiloides y ya se sabe que tenemos que reir sus gracietas por obligación como también nos las han debido reir a cada 1 de nosotros cuando hemos sido inmaduros, si es que no lo seguimos siendo siempre. Si ha llegado leyendo hasta aquí acuérdese de su mejor chiste para cuando comente lo que está leyendo en las barras de los bares, redundancia al canto y a la salida de las fábricas antes de que las destruyan pa levantar #STOPdesahucios que junto con los chistes es lo que más dinero da y no los inventos, que se lo digan a Clarke. La risa, más variada aún que las entonaciones personales que hacemos los 400.000.000 hablantes de la lengua castellana es uno de nuestros principales descubrimientos, pero claro, más principal que las risotadas por muchas tipologías que tengan es el lenguaje o capacidad de comunicarnos utilizando lenguas, unos 6.000 códigos compartidos que nos permiten hablar expulsando aire por los pulmones y poniendo o no ostáculos en su salida por la boca y la nariz, un acto eminentemente oral del que se hacen traducciones como la escritura, la más inmediata, a otras lenguas y en imágenes cerebrales o representaciones de los propios objetos que se citan en el acto comunicativo. Hablar es tan infinitamente fácil para los Homo sapiens como derrochar 1 watio de electricidad, pero entender qué es exáctamente el habla debe ser el colmo pero nadie se preocupe, ni lo voy a intentar. Bueno, pues sí, que he sido multiopositor: es la plasmación concreta de 1 lengua, se supone que la misma que la del auditorio, que hacemos en cada momento cada 1 de los hablantes. Ya digo, inagotable la húmeda, que si se permiten preguntas y ¡muerte a Sócrates! nos eternizamos. Que no cunda el pánico, aquí no llegan los tientaculos de sus secretarias de la dama de hojalata ni sus voceras por el manos libres, rompa la pantalla de su ordenador si quiere o el libro ese tocho que le han hecho hacer, pa lo que se pierde. El origen del lenguaje lo podemos observar en el primer estirón de las niñas y los niños, primero el sex o género, es decir, si somos niños o niñas pa ellos con 1 añito, luego la cantidad, singular o plural, 1 ó más con 2 junto con la concordancia, primeras nociones de sintaxis ¡oh mundo cruel! o relaciones entre las diferentes palabras de las oraciones, tarde o temprano llegarán al complemento agente, cuántas conversaciones encendidas sobre el complemento agente se han visto en los bares en plenas retransmisiones deportivas por televisión, pues sí, se irán o nos iremos perdiendo irremisiblemente por las ramas como el pelo que se cae de forma que con frecuencia hablamos para no decir nada, un mecanismo defensivo que dicen, si podemos encima de las palabras de las otras y los otros creando interferencias. Parece más rápido y en realidad es más hueco, el ruido también conocido como interferencia o superposición de ondas en la misma frecuencia es lo que destruye la comunicación, pero de eso se trata. En su origen inicial del todo, que tuvo que tener un principio, nuestros antepasados señalaban sus recorridos con gritos o sonidos distintivos imitados del gorjeo de los niños, del canto de los pájaros o de los ruidos de otros animales, onomatopeyas, con los que marcaban lugares de paso y de marcar lugares de paso podían marcar caminos, recorridos o senderos en una especie de canto de ciego, pues el referente no estaba ni está necesariamente delante, mínimamente comprensible por los oyentes, un árbol, una piedra, otro árbol, un arroyo y un cazadero o terraza sobre el arroyo, ir vosotros que a mí se me ha roto la lanza y me voy al Rastro a por otra, por ejemplo. La escritura, otro fenómeno comunicativo de origen incierto, difícilmente tendrá más de 10.000 años de antigüedad, es la plasmación del deseo o la necesidad de los Homo sapiens de fijar, conservar o guardar los actos de comunicación, en principio los más celebrados o valiosos, luego parece que todos, como los pinos resineros y los eucaliptus en principio plantados para producir resina muy utilizada en las construcciones de barcos y casas de madera o pasta de papel para libros y periódicos, luego abandonaos, aunque no los árboles productores, tan útiles nos resultan para que nidifiquen las aves protegidas, que por debajo de los pinos y eucaliptus por crecer no crece ni la hierba y además con los detritus a ellos asociaos y los que se les asocian como parásitos, con poco que se los abandone son impenetrables como selvas, mejor pocas neuronas, las suficientes pa contar bien los chistes, ya se sabe, ríanse si no entienden lo que se habla pa quedar bien, la imagen lo más importante, griten como las y los niños tiernos, aplaudan como las focas pidiendo comida, muevan la cabeza de arriba a abajo, sobre todo si los sacan por la tele, que ahí seleccionanan a lo mejorcito de nuestra familia y especie, únicas por otro lado o si no que entrevisten a los gibones, especie de monos o a los cuervos, bueno, a los cuervos no que se van a otra cadena. Cuando nos enseñaban fotografía nos hacían creer que las fotos que nos tenían que gustar las hacían las cámaras, los objetivos, los filtros, los flases, los más caros. Cuando nos enseñan informática nos hacen creer que la rapidez al teclado y la agilidad mental pa guiar su paso veloz la proporcionan los compiuters irreductibles a las traducciones en lengua castellana. Cuando aprendemos programación aparecen unos inmaduros que declaran que el lastre del sector es el intrusismo pero no respecto de qué o de quién. Están los discursos huecos, vacíos y la risa en todas sus formas como recursos de la comunicación, como los accesorios también conocidos como periféricos de los Personal computer pero mucho mejor la elipsis, lo que se da por entendido de sobras y no se dice porque se supone en el contexto, pruébese en uno de esos momentazos de risotadas neviosas resultado de turnos de palabras superpuestas interferidas entre ellas o de lo que sea, quedarse inmóvil, congelado, si hay un hilillo de un cabo suelto de algo sobre lo que se habían cruzado 2 ó 3 oraciones con sentido, con significado pues se saca otra, hala, pues 4 ó 5 ó las que hagan falta y al final 2 sonoras carcajadas que ya me borro por hoy.

- Creo que ví 1 luz | Segura de la Sierra | Pinus pinaster, pino resinero

Asamblea #15m LeganésLas 2 Fridas Las 2 Fridas Ermita bajo el castillo de Gormaz, Soria JP Clemente in 1966 Portada de la revista 14/30 Catorce Treinta Cartel de la presentacion de Bambino en Madrid Las caras y las cruces de Calzada de Calatrava

Ya se puede matar actores | La casa por el tejao | Cruz de navajas

Dioses paganos de nuestros días | Internet chapao a la antigua

- Eppur si muove | Termitas, carcomas & hongos amenaza invisible pa la madera

Macrolepiota excoriata, mastoidea: las más grandes | Mycena amicta | Mycena seynii | Pholiota lenta

Velo que oculta el futuro pasao | Quercus ilex, encina | Consumibles | Asesinos de imagen

RSS
#Anonymous perfect: exoesqueleto | Cajas negras: del problema al síntoma | Conocer a Bioy | Abajo el régimen .~ UPDATE db! #11j 2014 16:24

eXp. @ACADEMIA15M

bar free @OccupyInferno
total*Market sugiero que... www.difundefirefox.com/ setas Sol #Anonops