con dedos de plomo

Post thumbnail

A los 2 años volví a releer 1 artículo en el que se especulaba sobre la posibilidad de que la fe en el progreso de la tecnología, por las máquinas llamadas inteligentes, sustituyera a la religión, y creo que era esto último, asunto en el que nunca pienso y si me pillo pensando, me lo quito rápido de la cabeza, por lo que no lo entendía. Fueron mis interacciones con otros usuarios las que se intensificaron cuando he reparao en que es esa panoplia de novedades, marcas, productos, y en general el concepto de nueva tecnología tal como se emplea en otros medios, lo que no acaba de convencerme ni nesesito que sustituya nada. Parte, o prolonga la misma confusión de base según la cuál se pretende hacer creer que el medio o canal de comunicación es el mensaje, cuando siendo muy importantes por su lado y estando intimamente relacionados hasta el punto de aparecer en el esquema científico de la comunicación, ambos son tan esenciales como diferentes. La parte mala es que las especulaciones de los antropólogos sobre la tecnología, o de los lingüistas sobre los medios de comunicación de masas que ni siquiera existían cuando se formularon los principios de sus respectivas ciencias o conocimientos, también el periodista que especula sobre asuntos tan graves a propósito de 1 máquina que tienen la mayoría de personas vivas, lo hacen con intención de realzar el mensaje y la tecnología, como esos entrenadores de fútbol que ponen a jugar a los defensas de delanteros y viceversa, para que se note su mano en el equipo, la mayoría de las veces en forma de desastre por el desconcierto que crean en los otros jugadores. Así, 1 de las revelaciones transcendentales de los amos de la cosa que tampoco entendí fueron de 1 publicista del antiguo régimen, cuando se presentaban para presidir los equipos de fútbol principales junto a los inmobiliarios y constructores, en el sentido que se lo pensaba 1.000 antes de hacer clic en el enlace de 1 página web. Entonces ¿para qué demonio tenía de esas máquinas en las que se puede hacer eso, lo mismo para jugar que para abrir su cuenta bancaria? ¿para complicarse la vida? Debe ser la religión, por lo que en la tediosa tarea de actualizar y cargar los archivos en mi Raspberry Pi que uso como servidor web, aprovecho eso minutos de anuncios de la TV que hace o perpetra el señor atrao esta que no las abre, con la que comparte partalla a través del cable HDMI. Pero lo que es propiamente echar 1 vistazo a los archivos HTML5 CSS habituales en las plantillas, mas algunos numeraos, como su título o promesa es responsive, que significa que se pueden ver o abrir en todo tipo de dispositivos, sean móviles, tablet o equipos de sobremesa, 1 forma de llenar mi vacío existencial, como otros con la religión, dioses y líderes, es por tener abiertas varias de esas pantallas y hacer cosas en ellas, desde las más sencilla, a las complicadas por todo lo que hay detrás, Además de las muchísimas agencias de publicidad y publicistas que desaparecieron sin dejar rastro en los 1º años de la crisis inmobiliaria y financiera, de la que se cumplen 2 lustros de su estallido, puesto que periodistas y gurú de partidos políticos y organizaciones, hasta de las etiquetas que usa todo el mundo porque son útiles en las conversaciones salen algunos con vocación de gorrillas, lo que perdieron los señores importantes a los que entrevistan en los digitales, que a lo mejor se creen los que lo hacen que son otra cosa que conjunto o sitio que aloja páginas web bajo 1 dominio o IP, como la variable de mi Raspberry Pi que repaso al final de actualizar y cargar en los minutos de anuncios publicitarios, algo que cada vez se me da mejor, y no porque los eche de menos. También he leído informaciones según las cuales los que se anuncian y pagan por ello, encargan encuestas sobre la eficacia siempre dudosa de 1 diana en 1000 intentos, cifras que en tráfico web se miden por centenares dependiendo del sitio o portal del que se trate, pues el archivo básico vuelve a ser 1 unidad numerada o con nombres de archivo habituales en las plantillas, aunque no necesariamente el contenido, las correcciones y novedades, excepto en que todos somos iguales en eso, que la Informática masifica la comunicación no lo duda nadie, sino que además de haber perdido la exclusiva y hasta el mando, resulta que son infinitamente más baratos producirlos y editarlos. De hecho se me ocurre que el tiempo que se pierde en estas cosas, me lo ahorro en cualquier otra que sería mucho más cara, y como mínimo tendría que consumir y pagar.

Franco ha Wert o

Post thumbnail

Antes 1999 me pasaron entre 1 lote documentación la copia impresa de 1 por entonces misteriosa para mí página web obtenida desde 1 navegador de Internet (trabajaba para 1 editor francés) de la que me sorprendió el tamaño variable de las letras, las negritas de los titulares y respuestas (era 1 entrevista), los para mí misteriosos subrayaos de los enlaces y otros cambios sutiles respecto de cualquier documento impreso que hubiera visto antes. Con mi título Typewriter (Mecanografía por el método ciego) desde 1982 con las máximas notas, nunca dejao de practicar, mi experiencia en informática desde 1988, trabajando en otro periódico, incluso trucando algunos aparatos como el módem y el telefoto o cualquiera que tuviera relación con el cableao telefónico por el que entraban y salían los paquetes de datos con destornilladores de aguja y mis estudios en linguistics anteriores a 1986, me desarmó aquella entrevista encabezada por 1 foto de manera extraordinariamente parecida a los currículum vitae actuales. Como me inicié en los entresijos de la programación de inmediato, creo que algunos elementos aún visibles en los navegadores siguen ahí desde entonces, pues las cadenas de código que hace posible questo por ejemplo se vea así en los navegadores se reutilizan constantemente. Enel gremio hay 1 anécdota que redunda enel principio de reutilizar el código de programación: enotra entrevista de trabajo 1 programador tuvo que resolver 1 problema planteao para probar su nivel de ingenuidad. Le plantearon la siguiente situación: estaba en 1 cabaña del bosque y tenía que preparar té. Fue detallando algunos puntos: bombear el agua del pozo, hacer leña para la estufa, trasladar la leña, encender el fuego, poner agua en 1 cacharro y llevarla a ebullición. Después le propusieron el 2º dilema, más o menos igual salvo por el hecho de tener ya el agua hirviendo en la estufa. ¿Su solución? Tirar el agua, apagar la estufa y después seguir el procedimiento anterior. Al fin y al cabo, ¿por qué pensar en una rutina diferente? Por tanto cuando se llega navegando a algo que no se ve, se ve mal o falla en todo o en parte, lo recomendao es tirarlo a la papelera y volver a empezar desde la pantalla anterior como ya se ha explicao. Al contrario de lo que creen muchos, Internet no es como 1 cucaña feria que se varea como 1 Olea europaea, oliva incluso con los ojos abiertos. En la sombra los llamaos lenguajes de programación, es decir, estructuras o Systems de elementos quese pueden agrupar en paradigmas por semejanza conotros elementos, se combinan en cadenas o sintagmas de acuerdo a reglas o sintaxis que si se cumplen de manera estricta funcionan y si no, no. Son parrillas de abreviaturas o signos acordaos o convenidos que permiten pasar de pantalla o quedarse pasmaos. El código se puede manejar también por partes que no tienen por qué ser de la misma extensión de archivo en el que se anidan y a diferencia de los antiguos documentos las páginas para ser vistas por navegadores pueden abordarse por la parte quese quiera y resulta de inestimable ayuda la asistencia de buscador interno ensu preparación y mantenimiento. Las lenguas permiten el engaño, la trampa, el bulo siempre intencionao a diferencia dela verdad, quese defiende desnuda y panza arriba sin ayuda y no está motivada ni planeada, pero eneso los lenguajes de programación y puede que otros Systems o estructuras de elementos y reglas de combinación son muy exigentes, exactos incluso y su respuesta esquemática: on off. En la programación de código fuente palos navegadores de Internet, para las glándulas corporales y puede quenel amor, duele tanto lo que sobra como lo que falta. 1 web primorosamente diseñada, llena de detalles incluso invisibles que además se repiten en todas lasde su serie, pues como se ha dicho el código fuente normalmente se reutiliza desde 1 modelo de partida, puede tener efectos ruinosos para sus promotores sólo porque algunos elementos, problablemente ajenos a la cosa, están empeñaos en mostrar al resto del mundo que existen en todo momento, como los políticos de pala y zanja consus obras eternas, la misma gloria que deben perseguir los gamberros callejeros y los creadores de spam para imponer su molesta existencia, ya que no sus obras. Las máquinas bajo Systems operativos Windows 7 consumen entrel 90 % y el 95 % de memoria RAM ensu funcionamiento a razón de 3,3 Gigabytes por 2,7 y 1,7 respectivamente sus predecesores Windows Vista y Windows XP, siempre cerca de saturar los recursos de las máquinas que, se supone, tienen que hacer funcionar según en analista Craig Barth. Entre los fracasos del 2009, además del System operativo Windows Vista de Microsoft, la red social keteke de SITEL lanzada a bombo y platillo por Paris Hilton de la que poco más se ha sabido. Quese pueda leer desde cualquier dispositivo es casi condición para poder seguir llamándolo código pero no es tan habitual oir decir que se prefiere el código limpio a otro barroco por muchas razones pero sobre todo porque va en beneficio de la propia visibilidad de lo que se quiera enseñar. para demasiaos sectores del funcionariao y posiblemente la prensa en papel y TV convencional en pleno los intarnautas no tenemos otra que hurgar los datos personales de los que ni siquiera sospechamos su existencia y quese manejan de manera tan disipada por lo que parece sólo para darnos tarea pero si algo se queda grabao cuando se navega por Internet es lo que provoca dificultades, contratiempos, retrasos, molestias y problemas y si es más de 1 vez, web plagadas de gadgets que se activan incluso en las zonas no visibles de la pantalla, es prácticamente imposible quese vuelva a caer en la misma trampa. Programar código palos navegadores de Internet se parece más a la mecanografía y edición tipográfica que al dibujo y con las pantallas táctiles más de lo mismo: sigue siendo con los dedos. Se sueña con modelos intuitivos que sigan la dirección de las miradas y sean capaces de ejecutar las órdenes a golpe de pestañeo pero no parece fácil. El aspecto de las web en los navegadores refleja los gustos de los que las preparan, mucha lectura, ques también la parte sólida de las web, algo así como que siempre tiene que haber algo y los escritos son como la hierba al césped, emoticones y caricaturas como sellos propios diversos quese plantan muchas veces muchos botones que llevan a otro sitio parecido, alguna foto digna de catálogo de agencia de viajes, aunque todo eso actualizao constantemente, ques como el reverso frente a la inmovilidad de lo impreso. Es posible quenel futuro los que se hayan adiestrao desdel principio en los atacos del teclao y los saltos de pantalla propios de los juegos preparen otro tipo de ventanas y pantallas que emancipen el aspecto como de periódico impreso general, pero esas molestas e indeseadas ventanas emergentes con sugerencias insólitas a las que nadie ha llamao por las que ahora quieren cobrar no parece la mejor idea. Navegando también se adiestran los internautas y zafarse rápido de lo molesto es parte del adiestramiento. Parece bien que los que no han estudiao los que siguen a los 1º cursos porque no les dió la gana que, visto lo visto puede valer pero ya sería demasiada casualidad que de pronto la mayoría quisiera ahora visitar contenidos de pago sólo porque les dicen los que quieren cobrar que no son seguros el resto, como el clavo que meten en las facturas de conexión a Internet, contenidos que además no han tenido ninguna relevancia tampoco siendo gratis. Más bien parece que Microsoft, @WatchMurdoch, keteke y SITEL pretenden hacer adictos a sus mensajes, como lo de las cadenas de TV para que Vsted sólo se vea lo que ellos quieran y además, a pagar tocan. Lo demás, tóxico.

fiebre del sábado noche

Conozco a alguien que predice el fin de la energía porque al producirla, que otros lo llaman ordenarla, se gasta más de lo que se produce, ya se sabe que cuesta más producir 1 watio de electricidad que gastarlo. Y si se quema, se gasta, se va perdiendo el final está claro: Cánticos de la lejana Tierra de Arthur C. Clarke, 1986 que como estoy de mudanza, otra #STOPdesahucios que estreno antes de colgar el se vende porque con las #STOPdesahucios se va perdiendo pero menos, igual que tarde o temprano tendrán que mudarse de planeta los que nos seguirán, al menos el consuelo de que va para largo eso de tener que pirárselas del planeta por haber agotado la energía en producirla u ordenarla para quemarla, se disculpa de paso cansino por el peso de tanto libro de oposiciones fracasás la falta de bibliografía por la mudanza, pero donde sigue se trata de El mundo es uno, esta vez un reportaje del sin embargo novelista de ciencia ficción Clarke, 1992 desde la instalación del telégrafo a través del Océano Atlántico desde 1858 hasta los satélites geoestacionarios que descubrió el propio Clarke al final de su participación como telegrafista en la Segunda Guerra Mundial, lo cuenta en "Cómo perdí 1.000.000.000 $" que pudieron empezar a ponerse en órbita en los años 60´s del siglo XX. La órbita geoestacionaria, en su momento tan difícil de calcular como el índice de masa corporal 18 % en edades en pleno crecimiento es la que ancla por efecto de la gravedad del planeta los satélites en órbita en el punto equidistante de forma que acompañan por encima el giro del territorio en el que interesa tenerlos, simplemente se sacan de la atmósfera con un cohete potente y luego se situan en la órbita que se precisan tener, a 42.000 kilómetros por encima de las cabezas de las y los espectadores informaos al instante de cuanto interesa a los putos amos del momento. La propia palabra geoestacionario lo dice, aparcamiento en la Tierra, pero por encima que ahí también exiliábamos a algunos presentadores socráticos, actores protagonistas, actrices no, a ninguna y deportistas de selección con poca o ninguna garra en la competición de una buena patada en el trasero, buena de verdad tenías que ser, lástima que también sea un espacio saturado como los temas franquistas en las televisiones, que de un tiempo a esta parte es más difícil conseguir que no se choquen o se dañen con los tornillos sueltos los geoestacionados que ponerlos en la órbita descubierta por Clarke en 1945 para lo que llamó "Relés extraterrestres". Lean a Clarke, es un genio como pocos, si no fuera tan rematadamente bueno ya le habrían dado más premios que el ayuntamiento de Madrid al Samur. La comunicación es el acto que compartimos con las abejas, Apis mellifica, los primeros animales domesticados por los Homo sapiens, nuestra dulce relación se pierde en el origen de los tiempos, los cuervos y otras aves, los gibones, especie de monos, que sepamos también se comunican. Como no podía ser menos los Homo sapiens pensamos que nuestra comunicación es la mejor y más elaborada y más aún que podría serlo, pues entre otras cosas nos permite reflexionar sobre el propio acto de la comunicación y tratar de describirlo e incluso hasta lo conseguen algunos. A diferencia de la energía que se agota, la comunicación se reproduce igual que esos padres, abuelos, hijos, tíos, sobrinos, nietos entre sí pero todos cantantes o toreros que presumen de no tener estudios y de no haber necesitao estudiar para haber llegado a ser lo que son. Algunos van más allá y declaran no haber leído nunca ni 1 libro, lo más de lo más, bueno, lo menos de lo menos. Y triunfan, claro, cuentan chistes para consuelo de tantos los más espabilaos o dan grititos y saltitos infantiloides y ya se sabe que tenemos que reir sus gracietas por obligación como también nos las han debido reir a cada 1 de nos cuando hemos sido inmaduros, si es que no lo seguimos siendo siempre. Si ha llegado leyendo hasta aquí acuérdese de su mejor chiste para cuando comente lo que está leyendo en las barras de los bares, redundancia al canto y a la salida de las fábricas antes de que las destruyan para levantar #STOPdesahucios que junto con los chistes es lo que más dinero da y no los inventos, que se lo digan a Clarke. La risa, más variada aún que las entonaciones personales que hacemos los 400.000.000 hablantes de la lengua castellana es uno de nuestros principales descubrimientos, pero claro, más principal que las risotadas por muchas tipologías que tengan es el lenguaje o capacidad de comunicarnos utilizando lenguas, unos 6.000 códigos compartidos que nos permiten hablar expulsando aire por los pulmones y poniendo o no ostáculos en su salida por la boca y la nariz, un acto eminentemente oral del que se hacen traducciones como la escritura, la más inmediata, a otras lenguas y en imágenes cerebrales o representaciones de los propios objetos que se citan en el acto comunicativo. Hablar es tan infinitamente fácil para los Homo sapiens como derrochar 1 watio de electricidad, pero entender qué es exáctamente el habla debe ser el colmo pero nadie se preocupe, ni lo voy a intentar. Bueno, pues sí, que he sido multiopositor: es la plasmación concreta de 1 lengua, se supone que la misma que la del auditorio, que hacemos en cada momento cada 1 de los hablantes. Ya digo, inagotable la húmeda, que si se permiten preguntas y ¡muerte a Sócrates! nos eternizamos. Que no cunda el pánico, aquí no llegan los tientaculos de sus secretarias de la dama de hojalata ni sus voceras por el manos libres, rompa la pantalla de su ordenador si quiere o el libro ese tocho que le han hecho hacer, para lo que se pierde. El origen del lenguaje lo podemos observar en el primer estirón de las niñas y los niños, primero el sex o género, es decir, si somos niños o niñas para ellos con 1 añito, luego la cantidad, singular o plural, 1 ó más con 2 junto con la concordancia, primeras nociones de sintaxis ¡oh mundo cruel! o relaciones entre las diferentes palabras de las oraciones, tarde o temprano llegarán al complemento agente, cuántas conversaciones encendidas sobre el complemento agente se han visto en los bares en plenas retransmisiones deportivas por televisión, pues sí, se irán o nos iremos perdiendo irremisiblemente por las ramas como el pelo que se cae de forma que con frecuencia hablamos para no decir nada, un mecanismo defensivo que dicen, si podemos encima de las palabras de las otras y los otros creando interferencias. Parece más rápido y en realidad es más hueco, el ruido también conocido como interferencia o superposición de ondas en la misma frecuencia es lo que destruye la comunicación, pero de eso se trata. En su origen inicial del todo, que tuvo que tener un principio, nuestros antepasados señalaban sus recorridos con gritos o sonidos distintivos imitados del gorjeo de los niños, del canto de los pájaros o de los ruidos de otros animales, onomatopeyas, con los que marcaban lugares de paso y de marcar lugares de paso podían marcar caminos, recorridos o senderos en una especie de canto de ciego, pues el referente no estaba ni está necesariamente delante, mínimamente comprensible por los oyentes, un árbol, una piedra, otro árbol, un arroyo y un cazadero o terraza sobre el arroyo, ir vosotros que a mí se me ha roto la lanza y me voy al Rastro a por otra, por ejemplo. La escritura, otro fenómeno comunicativo de origen incierto, difícilmente tendrá más de 10.000 años de Antigüedad, es la plasmación del deseo o la necesidad de los Homo sapiens de fijar, conservar o guardar los actos de comunicación, en principio los más celebrados o valiosos, luego parece que todos, como los pinos resineros y los eucaliptus en principio plantados para producir resina muy utilizada en las construcciones de barcos y casas de madera o pasta de papel para libros y periódicos, luego abandonaos, aunque no los árboles productores, tan útiles nos resultan para que nidifiquen las aves protegidas, que por debajo de los pinos y eucaliptus por crecer no crece ni la hierba y además con los detritus a ellos asociaos y los que se les asocian como parásitos, con poco que se los abandone son impenetrables como selvas, mejor pocas neuronas, las suficientes para contar bien los chistes, ya se sabe, ríanse si no entienden lo que se habla para quedar bien, la imagen lo más importante, griten como las y los niños tiernos, aplaudan como las focas pidiendo comida, muevan la cabeza de arriba a abajo, sobre todo si los sacan por la tele, que ahí seleccionanan a lo mejorcito de nuestra familia y especie, únicas por otro lado o si no que entrevisten a los gibones, especie de monos o a los cuervos, bueno, a los cuervos no que se van a otra cadena. Cuando nos enseñaban fotografía nos hacían creer que las fotos que nos tenían que gustar las hacían las cámaras, los objetivos, los filtros, los flases, los más caros. Cuando nos enseñan informática nos hacen creer que la rapidez al teclado y la agilidad mental para guiar su paso veloz la proporcionan los compiuters irreductibles a las traducciones en lengua castellana. Cuando aprendemos programación aparecen unos inmaduros que declaran que el lastre del sector es el intrusismo pero no respecto de qué o de quién. Están los discursos huecos, vacíos y la risa en todas sus formas como recursos de la comunicación, como los accesorios también conocidos como periféricos de los Personal computer pero mucho mejor la elipsis, lo que se da por entendido de sobras y no se dice porque se supone en el contexto, pruébese en uno de esos momentazos de risotadas neviosas resultado de turnos de palabras superpuestas interferidas entre ellas o de lo que sea, quedarse inmóvil, congelado, si hay un hilillo de un cabo suelto de algo sobre lo que se habían cruzado 2 ó 3 oraciones con sentido, con significado pues se saca otra, hala, pues 4 ó 5 ó las que hagan falta y al final 2 sonoras carcajadas.