los gordos hunden Telecinco en la parrilla

Post thumbnail

Mientras seres abyectos y cutres como Carlos Mulas, el que perpetró la última turafada flatulenta del PSOE con su amante, la pájara Amy Martin que no tiene mucho que envidiar Ana Mato, Leire Pajín o Bibiana Aído, siga ocupando poltrona en el IMF FMI, cualquier recomendación que venga de ese pozo mierda que ha sido presidido por impresentables como Rato o el erotómano machote Strauss Kahn será para cogerla en pinzas, como los que nombran este tipo cretinos por patriotismo o deberes inconfesables como Rajoy y el tenebrozo zapatitos, en el estado que sea. Lo peor es que llaman rigor fiscal al saqueo que consiste en engordar a gordos cafres como José Mª Cuevas, cuyo vástago es el principal acusao de vaciao patrimonial, blanqueo de capitales, insolvencia punible de las empresas Viajes Marsans, Air Comet, Aerolíneas Argentinas, cualquier otra de Díaz Ferrán, también Bankia, la antigua Caja Madrid, donde se atizó créditos al 0% como Arturo Fernández, otro que tal baila cuando estuvieron en el consejo donde se han perdido de momento -23.465.000.000 € pero más ridículo creer que eso se vaya devolver alguna vez. La estafa consiste en hundir empresas y ahora parece que estados cuando tienen apañao el seguro al capital, swapp que llaman prima de riesgo, donde los que se las descuentan, como los tenebrosos Botín y sus secuaces, luego no pagan y las cargan en las cuentas públicas de los estados que corrompido a más no poder. Esos tratos y recomendaciones a costa del prójimo de lo que parece tomadura de pelo estrafalaria de gentuza que no sabe ni contar, ni lo que firma en sus declaraciones como los equipos de expertos en ignorancia del zapatitos y Rajoy es tan fácil como no pagarlos nunca, como quiebras fraudulantas que son, lo contrario de la buena fe y la decencia en los tratos que predica el Capitalismo que tan mal representan los ladrones. Cada día, hora, minuto, segundo que ha pasao desde Halloween va quedando cada vez más claro que Miguel Ángel Flores es otro tipo o tipejo que no ha podido zafarse a su destino, pues ya sonaban incoherentes y casi incriminatorias las declaraciones según las cuales el amo de 1 macrofiesta no controlaba y ni siquiera contaba las entradas. ¿Entonces para qué las hacía? Algo así no nos pasa ni de niños y fue lo más coherente que declaró, que las contaba su padre. La ha cagao Flores y además de forma harto escandalosa, me da lo mismo quién se cobre la pieza y se ponga sus cojones en la cabeza, como es tradición entre los cazadores en #Majorca y #Eivissa, donde parece que han tenido sus abrevaderos principales de ventaja los más prepotentes reyes de la noche, como fue el propio Flores. Hay 1 episodio de la historia inglesa en el que 1 tribu de África o Asia pertrechada de flechas y lanzas como los que cazaban mamuts lanudos en el arroyo Culebro de la prehistoria derrotaron a 1 escuadrón del ejército inglés pertrechado de armas de fuego a la última. El culpable desde que hay justicia e historia siempre han sido las personas y nunca las instituciones, marcas, organizaciones o empresas de las que se valen, y por supuesto que fue el general que los dirigía en los relatos, como supongo en la guerra de Vietnam, pues la otra parte es no reconocer ni en la victoria ni en la derrota al enemigo. La lúgubre soledad de Flores y absoluta falta de empatía con el prójimo, hasta cuando se lo ve ordenando a sus fieles, supongo, tropa al fin y al cabo de la que cumple órdenes y suelen quedar exentos de la pena, pero que escondían las entradas que prueban su delito flagrante, del que es perfectamente consciente desde el principio y abunda en lo mismo: qué solos se quedan los muertos, en su caso las 5 muertas, a las que no hay forma de culpar de los que les costó la vida, como han intentao, ni a los borrachos de fuera, pues la avalancha que ocasionó la muerte por aplastamiento y en 1 situación límite, como todo el mundo sabe, lo 1º que se te pasa es el pedo. Pasa algo parecido con la supuesta privatización de la Sanidad pública, a duras penas otro intento de expolio que quedará en destrucción, caos y muerte, pues realmente los privatizadores que se la quieren beneficiar están viendo cómo han hundido y están quemando sus propias naves y cajas fuertes donde se creían sus fieles serviles, hasta los devotos que tenían a salvo el botín de los últimos 30 años. 1 estafa pirámide a la vista, por muy descomunal que sea, casi incrimina a las próximas víctimas que piquen, aún aceptando que los 43.000 perjudicaos de la de los Botín en Banif o los 200.000 de Bankia del PP hubieran podido caer engañaos como pardillos, pues es a ellos a quienes se los tienen apalabrados y son engañaos en redes y ligas de cazadores furtivos que también están severamente perseguidas, como en cualquiera de sus zonas y cotos de caza exclusivos, pues en gran parte la labor de los controladores o reguladores de cualquier tipo consiste en evitar precisamente que pase algo ni remotamente parecido a eso que además ya les ha pasao. Se supone que el estao es precisamente donde no se producen ese tipo de cosas y los capitales pertenecen a los militares y médicos de carrera, entre otros perjudicaos de cualquier régimen. No es ya que sigan expoliando, robando a los pobres, parias y #esclavos como en cualquier otra parte y momento histórico, sino que se están saqueando y robando entre ellos los pudientes y oligarcas. El anillo ha llegao a Mordor y eso también lo dijo el delincuente económico que antes les ha servido fielmente, hasta de chivo expiatorio Mario Conde: están muertos pero no lo saben o actúan muy bien como tales, como Pedro Páramo en el relato de Juan Rulfo. Todo lo demás que falta por saber es a quién se lleven con ellos en tan lúgubre tránsito como el que están protagonizando.

Casimiro muerde a Pedro J pero ¿dónde está la orquesta?

Post thumbnail

Hasta su más avanzada edad, cerca de los 100 años había alcanzao cuando falleció Arthur C. Clarke en Ceylan, seguí el avatar del escritor que se hizo célebre con Odyssey 2001, novela de ciencia ficción de la que Stanley Kubrick hizo otra película no menos imponente y continuó en varias secuelas hasta la final del 3001. También me gustó leer El mundo es 1, ensayo sobre la implantación del telégrafo al teléfono y en general las telecomunicaciones a distancia, valga la redundancia, pues alguna vez me ridiculizó alguien que se creía más listo por distinguir yo las telecomunicaciones de las de proximidad como si fueran algo intrínseco de lo mismo. Sigo pensando que además de la distancia es otro hito la multiplicación del efecto, que los medios de comunicación de masas no han existido siempre, de la misma forma que antes del telégrafo las comunicaciones y por tanto las noticias entre Europa y América tardaban en llegar lo que los barcos donde las transportaban de viva voz, independiente de la importancia que siempre han dao los censures de lo ajeno a la comunicación en general. En las biografías y semblanzas de Clarke también se destaca que fue soldao telegrafista en la 2ª guerra mundial y autor intelectual de los futuros satélites geoestacionarios, anclaos en la órbita sobre su zona de influencia de forma que roten o giren acompasaos. Clarke los llamó Relés Extra-terrestres en el artículo que se publicó con ese título en la revista Wreless World en 1945, recién terminada la gran guerra en la que participó de manera destacada, pues fue condecorao, y también genial su explicación en Cómo perdí 1.000.000.000 $ en el mismo libro que comento, pues los satélites geoestacionarios empezaron a lanzarse 20 años después y no los había patentao siguiendo la vieja costumbre europea con sus descubrimientos como los que muchas veces se hacen pasar por inventos. Mi preferido como anticipo del futuro fue desde que lo leí Cánticos de la lejana Tierra, de los menos conocidos de Clarke, y la ficción que relata la ha puesto de actualidad Stephen Hawking en su aviso sobre la más que probable existencia de vida en otros lugares del espacio y además, si tienen el desarrollo como para llegar hasta nosotros causar extinciones parecidas a la de los meteoritos por su indudable superioridad tecnológica y por haberse tomao la molestia de visitarnos. Otros apuntan a 1 colapso natural por haber agotao los recursos, son varias las metáforas más o menos convicentes sobre el destino final de nuestro planeta, pero en cualquier caso la salida en el relato de Clarke es cargar naves espaciales con los principios activos de la vida y dispararlas contra los planetas de otras estrellas que se van descubriendo y que se la busquen.
- En sus exploraciones encontraron muchas formas de vida y contemplaron el desarrollo de la evolución en 1.000 mundos. Fueron testigos de la frecuencia con que los 1º destellos de inteligencia alumbraban y morían en la noche cóssmica. Y como en toda la galaxia no habían encontrao nada más precioso que la Mente, alentaron su aparición por doquier. Se convirtieron en labradores de 1 campo de estrellas. Sembraron y, a veces, cosecharon. En la ficción de Clarke eso ya ha pasao, nos sitúa en 1 momento posterior, cuando ante la hecatombe final por colapso de su estrella, el Sol, otras naves posteriores a las de los gérmenes de vida son las que evacuan los tesoros que merece la pena salvar y también los elegidos para salvarse y continuar la vida por otros lugares remotos en la corrienter hibernación programada por robot. L novela de Clarke cuenta el tránsito intermedio por 1 de esos planetas nodriza de paso que descubren lo que ha sido del experimiento anterior, también para aprovisionarse de combustible (en la ficción es 1 planeta muy parecido al de la película WaterWorld, 90% agua y apenas algunas islas, mientras que el combustible de las naves es a partir del agua) y continuar su viaje de descubrimiento y conquista a la antigua usanza, como por otra parte ha sido siempre en la historia. No se pierdan ese choque de civilizaciones propias, aunque sea tan remoto que lo veamos, pero ¿quien sabe? Muchas de las profecías de Clarke se han cumplido en la realidad, pademás de los satélites geoestacionarios, la inteligencia artificial de los ordenadores, de diferente forma pero lejanamente parecida a HAL. En la titulada El martillo de los dioses, con ese u otro título que reconocerán en muchas de las películas de hecatombe planetaria por choque de asteroides y meteoritos, Armaggedon y otras que recordarán mejor que yo, pero a lo que voy es que en su caso el combustible de las naves espaciales que se lanzan a tratar de hacerlo estallar antes disminuyendo los efectos del choque, detalle siempre muy importante en los relatos de Clarke, casi como su especialidad, las comunicaciones, en 1 momento anterior se ha decidido volver a rellenar las minas abandonadas, esas que ya no resultan rentables en los discursos de la casta, pero de residuos que han caído en desuso previamente clasificaos en vez de quemarlos por si alguna vez se vuelven a necesitar, previsores que son como solo se puede ser en las novelas. A esto yo solo añadiría que antes de rellenar las minas con los escombros de la burbuja inmobiliaria podrían bombear y extraer las aguas subterráneas que pueda haber de paso que estudian lo que queda, y verterlas sobre su cuenca hidrográfica en verano, cuando más se necesita. Así podrían ahorrarse la cantinela de lo que es rentable, que se resume en lo de algunos inconscientes que van solo a lo suyo son capaces de acaparar y evaporar casi como si lo lanzaran al espacio, que lo preferían si sipueran que alguna vez van a tratar de parar los pies a tanto latrocinio y estulticias de que son capaces, pues en realidad son recursos que están robando a otros que podrían darles mejor uso, y lo que no, que para estos avaros acaparadores debe ser el resto que todavía no es suyo, pero van a por ello.
Lecturas: Arthur C. Clarke, 3001 The Final Odyssey, 1997 Plaza & Janés ed.

fiebre del sábado noche

Las sucesivas camadas progres de renglon.es torcidos de las clas.es pudient.es de la tiranía predestinada a perpetuarse como única creencia, como todas las tiranías por otra parte, parecen empeñarse ahora también en lastrar con su pesada carga inerte, por no decir muerta, las por otro lado tan cacareadas nuevas tecnologías, no se sabe si como resultao de su vagancia de clase o de su clase de vagancia, la de no hacer nada, si acaso conformarse con supervisar de manera más o menos desdeñosa lo que hacen los demás con la absoluta seguridad también que, llegao el momento, ellos o sus asesor.es de campaña se lo podrán quitar por inanición o directamente robo a sus legítimos creador.es. Es por eso que en los tiempos muertos están tan atentos, como distraídos mientras se acerca el ciclo corto del voto primaveral, el de dar el do de pecho tocando la guitarra, vendiendo publicidad gratuita local u organizando bailes de la rosa en chiringuitos fiscal.es para luego en las entrevistas dicharacheras presentarse a sí mismos como revolucionarios de lo que sea que les digan sus asesor.es. No conformes con el discurrir normal de la realidad cambiante, incluso sorprendente, imposible tener ataos y bien ataos todos los cabos, ni los del club Bildelberg que nos gobiernan desde las sombras haciendo gala duna total irresponsabilidad que más quisieran los revolucionarios comentaos mientras los socialist@s popular.es se empeñan en hacernos creer que lo del pasao o los extranjeros en su defecto son lo más de lo más, hasta cantando flamenco o toreando, dónde va a parar. Para nosotros el voluntariao obligatorio y la insidiosa envidia, más castigaos si cabe por las copiosas subvenciones que ellos y nadie más que ellos corren a despilfarrar donde y cuando no los vean, que hasta rebuscan y exhiben primorosamente fotos tiradas a la basura por sus dueños avergonzaos con tal que no se diga que favorezcan a nadie y que nuestro principal problema es que seguimos siendo unos resentidos. Ya dijo Cioran que mal comparaos con el mono los Hom@ somos unos pobres idiotas y no digamos ya los corruptos, que todavía va a ser culpa de sus víctimas indefensas por haberlos dejao campar a sus anchas y por lo que parece, que siguen, ahora en volandas comulgando todos con el cohecho o acto de dictar a sabiendas resoluciones injustas, lo mismo que prevaricar pero el cohecho mediante soborno probao cuando no extorsión y hasta orgía planetaria de los viejos verdes que perpetúan las tiranías, al fin y al cabo la misma moralidad de los que nos seleccionan en sus básculas trucadas y quien no se conforme que disimule o lo que le de la gana pero en privao. Luego, cuando toque, los van a volver a menear sus colegas que telepredican humor funerario faltón de imaginación ante audiencias familiares que mantienen conun puñao fieles hasta que llegan los primaveras pidiendo el voto, algo que ni peripintao, que digo, caricaturesco ver la cara que se les debe quedar a los que menos el derecho al voto están a punto de perder, si no han perdido ya el trabajo, tienen en jaque la pareja & familia o están en jaque ellos mismos y lo que antes valía 1 pimiento ahora ni 1 pimiento, que ni se sabe que es peor, que las cosas estén caras para que sólo puedan comprarlas unos pocos o que las den en prenda sólo para mantener la actividad.